Genoveva Bahamondes: La motivante historia de una Fonoaudióloga con Espina Bífida que trabaja por la rehabilitación e inclusión

Su testimonio es una inspiración.

Guía de: Inclusión

“Trabajamos con todo el corazón para apoyar y mejorar la calidad de vida de niños, jóvenes y adultos con Espina Bífida, un defecto congénito causante de discapacidad severa. Desde la alegría, motivamos la rehabilitación física y emocional de ellos y sus familias”, se lee al momento de ver la página de la Corporación Espina Bífida (Corpeb).

Genoveva Bahamondes Leiva tiene 28 años, nació con Espina Bífida, es fonoaudióloga y trabaja en Corpeb. La joven demuestra que nada es imposible.

Gentileza

¿Cómo calificarías tu camino de vida?
En general, considero que mi vida o mi camino de vida ha sido una mezcla de varias cosas, siempre marcado por la perseverancia y siempre poniéndome en la situación que hay cosas que a veces que costarían un poco más. Desde muy chica, pensaba que pasara lo que pasara, tenía que intentarlo otra vez. Ha sido un camino igual largo desde la discapacidad y la rehabilitación. Pero, puedo decir que la mayoría del tiempo ha sido gratificante, el hecho de ver a mi familia orgullosa de mi, después de todo lo que han hecho por mí, es realmente gratificante. He tenido de todo un poco, desde llantos hasta risas y yo creo que esto, nos hace iguales, la capacidad de sentir diferentes tipos de emociones y superar todo tipo de experiencias.

¿Por qué decidiste ser fonoaudióloga?
Nunca me había hecho esa pregunta. Creo que cuando supe, a través de una prima, lo que era una fonoaudióloga y en lo que trabaja, me llamó la atención. Pero me acuerdo que en ese momento, también quería ser contadora. Idea de la cual después desistí. Con los años, ya fui enterándome de las áreas que trabajaban los fonoaudiólogos y me gustaba mucho. Hasta hoy, disfruto el que puedes trabajar con personas de todas las edades, desde guaguas recién nacidas hasta adultos mayores. Además, de eso siempre me gustó el tema relacionado con la salud. Estudiando y aprendiendo, me enganché más de la carrera y ver todo lo que uno podía entregar en la rehabilitación.

¿Qué ha significado en tu vida trabajar en una institución en la que se rehabilitan niños con tu misma condición?
Trabajar en la Corporación ha sido desde una experiencia laboral maravillosa hasta una oportunidad de vida fantástica. Primero, porque en Chile cuando uno sale de una carrera, casi saturada como la mayoría de las carreras de salud, es súper difícil encontrar trabajo. Apenas yo salí de la U, ellos (Corpeb) me ofrecieron un voluntariado, sin haber terminado la U. Siempre me decían que me estaban esperando y me daban el apoyo para seguir, aunque en un comienzo, empecé como voluntaria, apenas tuvieron la oportunidad de ofrecerme un cargo laboral, lo hicieron.

Cuando llegué ya como fono, fue igual un poco raro, ya no era la niña, sino que iba como profesional. Trabajar con las familias de los más chiquititos es súper gratificante, porque las mamás te miran muchas veces como un ejemplo a seguir, te miran como si todo fuese posible y eso también te entrega muchas alegrías. Yo les puedo hablar sobre las terapias, así como también, ayudarlas y orientarlas desde mi experiencia. Esto es algo que a las mamás las tranquiliza y ayuda mucho. También trabajar con los chiquillos más grandes, en la inserción laboral, son experiencias de vida que te llenan más que el objetivo de tu terapia, porque sabes que estas contribuyendo a que ese joven podrá ser más independiente y autónomo. Trabajar en Corpeb es una experiencia única en la vida, porque más que un trabajo, somos familia.

Gentileza

¿Qué puedes decir de tu equipo de trabajo?
Yo en mi equipo de profesionales siento que he tenido una suerte única, porque todos los que han trabajado en la unidad de rehabilitación, han sido personas maravillosas, con un sentido social único, con un trato súper rico hacia los chiquillos que atendemos. Para qué decir cómo han sido conmigo, siempre me han tratado como una más del equipo. Actualmente, también sigo siendo beneficiaria de Corpeb y me atiende el Kinesiólogo Diego Villagrán y él ha sido mi partner, mi colega y, además, mi terapeuta. Entonces, es como trabajar en tu casa. Uno logra sentir eso, que estas con tu propia familia.

¿Qué podrías decirles a padres que tienen hijos con espina bífida o con otra condición en cuanto a que se pueden lograr lo que se propongan?
A los papás les diría, y ya en ocasiones lo he dicho, que lo más importante es que un niño sea feliz, que ese siempre será su primer peldaño. Después de eso, uno tiene un largo camino, porque la rehabilitación es para siempre, pero que si hay esfuerzo y perseverancia, se pueden lograr grandes cosas. Obvio que en el camino se van a encontrar con grandes barreras ya sean sociales, laborales, económicas, familiares etc., pero cuando quiere algo o quiere conseguir algo, la idea es luchar hasta ver que ya lo tenemos. Lo importante siempre es valorar y darle la importancia correspondiente a los sueños y metas de sus hijos, siempre nuestro principal apoyo será nuestra familia.

¿Qué piensas sobre la Inclusión en Chile?
Somos un país que estamos todavía en proceso de ser inclusivos. Es cosa de salir a mirar por Santiago Centro, donde no están las calles adaptadas para un persona con dificultades motoras, no están adaptadas para personas con déficit auditivo o visual. También como sociedad, aún tenemos mucho que aprender cómo hacernos responsables de nosotros mismos, porque todos formamos este país. Tenemos prejuicios sobre cómo actuar frente a una persona con discapacidad, aún utilizamos el término “enfermito” para referirnos a una persona con discapacidad. El cambio debe venir de todos, desde el planteamiento de leyes que promuevan la real inclusión, en salud, educación, cultura y todos los contextos hasta nosotros como sociedad abrirnos y querer aprender sobre cómo trabajar en la inclusión.

Gentileza

¿Cómo puedes definir lo que es la Espina Bífida y cuáles son las dificultades que ella genera en las personas en nuestro país?
La Espina Bífida es una alteración genética que se desarrolla en el primer trimestre del periodo gestacional, donde no hay un cierre completo del canal medular lo que deja expuesta la medula, lo que conlleva a generar lesiones motoras y sensoriales. Las dificultades que genera la espina bífida, van variando dependiendo del grado y altura de la lesión. Puede haber daño cognitivo y lingüístico, dificultades en la deglución, además, en la mayoría de los casos produce un trauma que inhabilita o genera dificultades en la movilidad de las extremidades inferiores. Otra lesión que se repite en muchos casos en la incontinencia fecal y urinaria.

Tienes 28 años, ¿Cuál es tu máximo deseo en la vida?
Ser feliz, a eso aspiro. No es que ahora no sea feliz, sino que día a día poder ir haciendo cosas, cumpliendo sueños y metas que me hagan feliz. Dentro de esas metas, esta seguir aprendiendo y ser mejor profesional, poder entregar todos los días mucho más.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios