Hombre que nació sin piernas se ha vuelto un influencer inspirador para miles: Ejemplo de superación

Zion Clark ha encontrado en el deporte una manera de vivir y dar un ejemplo.

Guía de: Inclusión

Tiene 24 años, nació sin piernas, con problemas en el desarrollo de la columna vertebral y del sistema nervioso, y pasó 16 años en adopción. Sin embargo, su historia de superación es sencillamente increíble.

Instagram

Zion Clark entrena seis veces por semana e incluso en doble turno con un solo objetivo: Ser parte del equipo olímpico estadounidense para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024, al que busca llegar para las disciplinas de lucha y carreras en silla de ruedas, respectivamente.

En una entrevista para el sitio oficial de los Récords Guinness, después de convertirse en el hombre más rápido del mundo en carreras de 20 metros en velocidad sobre manos (con un tiempo de 4,78 segundos), Zion aseguró que “todo el mundo estaba emocionado, yo estaba emocionado, mi novia estaba emocionada…”.

Este joven nació con una malformación. “Mi madre biológica no cuidó su cuerpo en absoluto mientras estaba embarazada de mí. Ella tomaba una multitud de drogas diferentes que me han causado defectos”, señaló con relación a su síndrome de regresión caudal, una malformación congénita que suele presentarse de múltiples formas y en el caso de él le afectó directamente a la parte inferior de su cuerpo, además de al sistema nervioso y al mal desarrollo de su columna vertebral.

Instagram

Más allá del duro camino de este hombre nacido en Columbus, Ohio, EE.UU., de que nunca conociera a su madre y que fuera enviado a un sistema de Cuidados de Crianza, ya que nadie se quería hacer cargo de él. “Definitivamente era ‘el extraño’, y al mismo tiempo lidiaba con todo tipo de batallas. Además de estar en condición de discapacidad, fui abusado físicamente, mentalmente, emocionalmente, fui maltratado, y abusado psicológicamente día tras día”, reveló recientemente a CNN.

Durante sus primeros ocho años de vida debió someterse a un par de cirugías con el objetivo de corregir su postura y poder sentarse con la espalda recta. En aquellos años, fue la lucha libre la que llamó su atención en la escuela primaria.

Instagram

Ha sido tanto el impacto de la vida de Zion que tiene un documental, producido por Floyd Russ en 2018 y publicado en la plataforma digital de Netflix. “¿Por qué apartarme del suelo cuando estoy acostumbrado a estar en él? Sólo quería ser yo”, remarcó, sobre aquellos primeros años en los que se trasladaba en muletas de un lado a otro.

Dejó las muletas y en la secundaria conoció a el entrenador Gil Donahue. “Descubrimos qué técnicas lo hicieron exitoso y qué técnicas él no podía emplear. Comenzamos a explotar sus aspectos positivos y estudiamos cómo podía aprovechar su condición”, aseguró el técnico a ESPN.

En su última temporada consiguió 33 victorias y solo 15 derrotas. Con un peso de 40 kilos, compitió en la categoría de peso pluma en la que sus rivales pesaban alrededor de 10kg más. “En el último año vencí a los mejores de Ohio. No solía hablar con nadie, pero el ser bueno en esto me dio mucha más confianza en todo”, aseguró Zion.

Tras cumplir 16 años, Kimberli Hawinks lo adoptó. “Para mí, no es una madre adoptiva. Ella es mi madre. Mi relación con ella es fantástica. Es la mujer más grande que conozco. Me dieron en adopción. No conocí a mis padres y no me interesa”.

Instagram

Varias universidades se fijaron en él gracias a su desempeño en la lucha libre, y eligió asistir a Kent State (Tuscarawas, Ohio) por sobre el resto. Allí continuó formándose físicamente y mejorando sus habilidades mientras que estudiaba administración de empresas.

“Nacer sin piernas no me ha impedido hacer las cosas que quiero. Hay que trabajar con lo que tienes y una vez que lo haces, comenzarán a abrirse puertas”, puntualizó Zion Clark, que además de su pasión por el deporte da charlas motivacionales por distintas partes del mundo.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios