Jaime Aránguiz, campeón panamericano, protagoniza historia que no conoce de límites pese a su ostegénesis

El deportista describió los difíciles momentos que ha tenido que sobrellevar antes de coronarse campeón de parabádminton.

Guía de: Inclusión

A semanas del término de los Parapanamericanos Santiago 2023, aún siguen las historias de talento, esfuerzo y disciplina de los deportistas.

Jaime Aránguiz consiguió la presea dorada en parabádminton pero el camino a la gloria no fue fácil. Antes de comenzar su participación en la cita multideportiva realizada en nuestro país, conoció la noticia de la muerte de su entrenador y sólo días después de su compañero de dupla.

Santiago 2023

En una entrevista para La Tercera, Aránguiz describió los difíciles momentos que ha tenido que sobrellevar antes de coronarse campeón del parabádminton.

“Mi discapacidad se llama ostegénesis imperfecta, que son los huesos de cristal, como se le conoce. Cualquier movimiento, cualquier dificultad podría fracturarme; la enfermedad no tiene cura, pero sí tiene un stand by, por así decirlo: a los 15 años la enfermedad ya deja de fracturarme constantemente. Me quedan las secuelas de las fracturas anteriores, tuvieron que hacerme varias cirugías de corrección”, dijo.

Aránguiz continuó con su relato: “Cuando la enfermedad estaba como a tope, por cambiarme de una silla a otra me fracturaba. Yo en mi cuerpo tengo 76 fracturas en mis puras piernas”.

Pese a las dificultades, Jaime comenzó en el deporte en el handball, se cambió de disciplina al parabádminton. “Yo entreno ocho horas diarias, de lunes a viernes. Todo el día yo estoy bádminton, bádminton, bádminton. Yo lo veo como alto rendimiento, es mi trabajo. Gracias a este deporte actualmente puedo mantener a mi hija. Le debo mucho a este deporte”, detalló al mismo medio.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios