Joven sirio relata cómo es ser hijo de un hombre con síndrome de Down: Un inspirador testimonio de amor

Jad y su mujer criaron a Sader en Siria, devastada por la guerra y sin conciencia sobre el síndrome de Down.

Guía de: Inclusión

Dicen que en la vida no hay imposibles y que los límites sólo los pone el mismo ser humano. Al parecer esta premisa tiene mucho de cierto, porque existen historias que remecen y que reconfortan.

Sader Issa es un joven que vive en Siria y que recientemente se graduó como odontólogo. Su vida está llena de orgullo, principalmente por su padre Jad Issa, a quien el síndrome de Down no le impidió formar una familia y criarlo.

Instagram

“Mi padre ha hecho todo lo posible por asegurarme una vida normal, como la de cualquier otro niño. Él también ha sido mi mayor apoyo económico y psicológico durante mis estudios y por todo ello, estoy muy orgulloso y agradecido”, dijo a los medios Sader.

Jad Issa, empleado de un molino de trigo, y su mujer, se casaron hace algo más que dos décadas. De ese amor, nació Sader.

Si bien no hay muchos antecedentes en el mundo sobre casos de que un hombre con síndrome de Down sea padre, lo cierto es que los prejuicios quedan borrados con esta historia.

Instagram

“Es cierto: mi padre tiene Síndrome de Down. Pero eso no impidió que fuera un marido ejemplar, un líder de su familia, y que me criara con más amor y cuidados de lo que es posible imaginar. Gracias a él, crecí con fortaleza emocional y logré cuanto me propuse. Si pudiera elegir un padre, no tengo duda alguna: lo elegiría a él…”, agrega el joven profesional.

“La historia de mis padres es muy conmovedora. Se conocieron cuando las dos familias los presentaron, y fue amor a primera vista. A veces discuten, como cualquier matrimonio, pero pronto se olvidan. El amor, la sencillez y la humanidad de ambos siempre es más fuerte…”, afirma.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X