Modelo italiana que quedó calva por un trastorno compulsivo entrega potente mensaje

La joven de 28 años se sobrepuso a todos los problemas que le generó la calvicie.

Guía de: Inclusión

Sara Meucci tiene 28 años y a los 12, se quedó completamente calva debido a un trastorno compulsivo. Desde entonces, ha tenido que enfrentar las miradas curiosas y las preguntas que las personas realizan por su falta de cabello.

Instagram

Actualmente, la modelo italiana padece tricotilomanía, es decir, un trastorno cuyos afectados sienten el impulso irrefrenable de arrancarse los pelos. Sin embargo, se sobrepuso a todos los problemas que le generó la calvicie y decidió transmitir a otras mujeres que sufren lo mismo, que pueden ser felices.

“La tricotilomanía es el desencadenante, pero tú eres quien se lo hace a sí mismo e incluso si sientes que no puedes evitarlo, nunca culpas al trastorno, siempre te culpas a ti mismo”, relató la modelo a Daily Mail.

Sara detalló que todo comenzó desde pequeña “con una o dos pestañas y luego llegó a mis cejas y se extendió a mi cabello. No pude resistir la necesidad de tirar y no intenté resistirme tanto, pero cuando rasgas tu cabello repetidamente, existe una gran posibilidad de que no vuelva a crecer”.

“Los estándares de la sociedad sobre el cabello me hicieron sentir que estaba equivocada, especialmente cuando era una niña. La gente todavía está bastante sorprendida por las mujeres calvas o las caras sin pelo en general y puedo entender por qué, no es algo que se ve todos los días. Pero creo que podemos trabajar en eso”, señaló.

Sin embargo, Sara logró reponerse a los cuestionamientos. “Cuando dejé de sentirme mal y decidí que no había nada malo en mí, que podía verme bien de todos modos, todo cambió. Cambié y la gente a mi alrededor también”.

El mensaje de la joven italiana es categórico: “Sabía que eventualmente aceptarme era algo que tenía que hacer para encontrar estabilidad. Un día, después de pasar un año en terapia hablando de mis inseguridades, mientras intentaba pegar esa pestaña falsa que realmente no quería cooperar y el pañuelo (en la cabeza) se sentía demasiado apretado, decidí que ya no importaba y me fui”, indicó. “Creo que todo realmente reside en tu confianza, en lo audaz que te conviertes en ser”, subrayó.

Instagram

Instagram

Instagram

Instagram

Instagram

Instagram

Instagram

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X