Ricardo Lema, el joven chileno que apuesta por la inclusión laboral: “El trabajo es un derecho de todos”

El joven de 28 años relata su experiencia ayudando a migrantes y personas con discapacidades.

Guía de: Inclusión

Ricardo Lema Núñez tiene 28 años y hace cuatro que se tituló en la Escuela de Terapia Ocupacional de la U. Andrés Bello. Hoy es coordinador del Programa de Inclusión Socio Laboral de la Municipalidad de Lo Barnechea, el cual brinda atención a migrantes, personas mayores, con antecedentes penales y en situación de discapacidad.

Gentileza

“Soy una persona en proceso de aprendizaje constante, optimista y perseverante”, se describe el terapeuta ocupacional, quien ha sabido desempeñarse con éxito en un mundo difícil y poco desarrollado aún en nuestro país, la inclusión laboral.

Este joven está día a día sometido a distintas situaciones que han logrado afinar y mejorar sus conocimientos y prácticas en un trabajo colaborativo que ahora está bien establecido y reconocido en la Oficina Municipal de Información Laboral de la Municipalidad de Lo Barnechea. Esta es su historia.

¿Por qué estudiaste Terapia Ocupacional?
Mi primera opción, no fue estudiar terapia ocupacional. En un principio, quise estudiar enfermería o kinesiología. En esos años, estas carreras eran más conocidas de lo que se sabía de terapia ocupacional. Conocí la terapia ocupacional por medio de una prima, quien me orientó en la búsqueda de lo que quería. La información que existía sobre la carrera era limitada, existía en pocas universidades (en ese entonces cuatro, de las cuales una universidad era estatal) y la descripción en general en todas las universidades, no lograban retratar lo que realmente es la carrera. Para conocer un poco más, asistí a la Teletón, donde conocí algo más sobre lo que se hacía. Cumplía con varios de los criterios que esperaba de una carrera: Que tuviera contacto directo con las personas; que tuviera un componente científico y humanista; y que fuera parte del proceso de rehabilitación.

¿Qué te motivó a trabajar en el área de inclusión laboral?
Durante mi formación, siempre mi interés fue hacía la neurología, motivo por el cual dos de mis cuatro prácticas profesionales fueron en relación a esa área. El acercamiento al área laboral dentro de la terapia ocupacional en esos años, en la formación, era reducido y no muy explorado, no solo en la Andrés Bello, sino que en las mallas de las otras universidades tampoco se abordaba. Prácticamente solo teníamos un acercamiento desde lo legislativo. Mi última práctica profesional fue en la Mutual de Seguridad, donde conocí el área de orientación laboral con mi docente guía, Andrés López, quien también es terapeuta ocupacional egresado de nuestra universidad. Desde ese momento comenzó mi interés. Entendí que la rehabilitación es fundamental, pero posterior al proceso de rehabilitación ¿qué ocurre con las personas? Actualmente, en la vida de todos existe el trabajo, es parte de una actividad significativa del ser humano en su etapa adulta, genera identidad y sentido de pertenencia. Una persona se siente productivo, siente que genera un impacto en la sociedad. Por otro lado, el área laboral es dinámica, implica generar un trabajo constante de activación de redes, trabajar con los usuarios y las empresas, y generar los espacios para abrir conciencia inclusiva.

¿Cuáles han sido los momentos de mayor satisfacción en tu trabajo o de logros?
Mi mayor satisfacción es ver el impacto que generamos en las personas que son parte del programa, como también, el crecimiento de éste a nivel municipal. Desde que ingresé a trabajar aquí, hasta este momento, el programa ha crecido en número de personas inscritas, en empresas, en redes activas y en la cantidad de profesionales. Las responsabilidades van en aumento y el trabajo colaborativo con otras instituciones a nivel metropolitano y dentro de la comuna es potente. Otra satisfacción es ver el avance de los proyectos que han surgido. Actualmente, tenemos un programa de prácticas con los estudiantes del colegio diferencial de la comuna. Es un trabajo colaborativo que ahora está bien establecido y reconocido. Contamos con prácticas en el área administrativa a nivel municipal y prácticas en empresas privadas. Desde lo personal, el año pasado fui invitado a exponer en un encuentro en Valdivia en representación de una de las redes de la cual somos parte. Y así, espero que se siga potenciando este trabajo.

Gentileza

¿Tienes algún hecho puntual en materia de tu trabajo en inclusión laboral en que te haya marcado?
En el día a día, son muchas las personas que atendemos en nuestra oficina, por distintos motivos. Estar en esta posición permite conocer en profundidad la historia de cada persona. Comento esto porque conocer las actividades diarias que realiza una persona, desde lo más simple a lo más complejo (desde que se levanta de su cama hasta que sale de su casa, se moviliza, llega a otro punto), te hace tener una visión global para ver el potencial laboral. Tengo el caso de un usuario, el cual llamaremos J.V. para resguardar su identidad, que es un caso que me muestra claramente la perseverancia y las ganas de salir adelante. J.V. llega a mi oficina el 2016, fue derivado del Instituto de Neuro Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda (INR PAC), donde realizó su proceso de rehabilitación. Fuimos los indicados para iniciar el proceso de inclusión laboral. J.V. es una persona extranjera que llegó al país, como muchos, buscando nuevas oportunidades. Sufrió un accidente estando en una instancia de recreación, producto de esto, a modo de secuela, quedó con una hemiplejía a nivel lumbar (pérdida de movilidad desde la zona lumbar de la espalda hacia abajo). Desde ese momento utiliza silla de ruedas. Él siempre se destacó por su compromiso con su proceso de rehabilitación, no solo realizaba ejercicio en su terapia, sino que al llegar a su hogar, seguía ejercitando y, además, hacía uso de las plazas activas para mantenerse activo. Gracias a este esfuerzo, hoy puede ponerse de pie con ayuda de un andador. Respecto a lo laboral, el usuario, al momento en que llegó, tuvimos que realizar otras orientaciones antes de iniciar el trabajo como tal. Por ejemplo, el proceso de acompañamiento para la obtención de su visa temporaria y posterior permanencia definitiva. Para la obtención de su credencial de discapacidad, lo anterior era clave. Gracias a la orientación de los profesionales de INR PAC y el apoyo desde nuestro programa, el usuario logro realizar ambos procesos en paralelo. Posterior a eso, se gestionó una vacante en una empresa de retail, donde se realizó el acompañamiento, orientación, concientización al equipo y actual seguimiento. A la fecha, J.V. lleva más de dos años trabajando como asistente de tienda y probador, mantenemos el contacto por seguimiento, no desde lo laboral (ya que está completamente incluido), sino que por apoyo a sus procesos migratorios que aún no culminan. Mantiene un excelente desempeño y está en planes de postular a subsidio para comprar su vivienda. Destaco la perseverancia, proyección y ganas de salir adelante de J.V, quien también se volvió un amigo y un ejemplo a seguir.
El trabajo colaborativo, con otras instituciones, empresas, las familias y los usuarios es fundamental para el éxito de los procesos inclusivos.

¿Cómo le transmitirías a aquellos jóvenes que tienen alguna condición o que han pasado por alguna situación de discapacidad para poder salir adelante?
Respecto a mi experiencia, puedo decir que las oportunidades están, a veces es más difícil y lento, otras veces, los procesos suceden de forma más expedita, pero siempre está la voluntad de hacer lo mejor posible para que las personas puedan funcionar a su máximo potencial. Historias como J.V. y otros usuarios son muestra clara de que la motivación, perseverancia y proyección juegan un rol fundamental al momento de alcanzar los objetivos. Todos tenemos el derecho al trabajo y debemos ejercerlo. La invitación es a no perder las ganas y buscar los apoyos adecuados, que por más difícil que sea la situación, existen alternativas en distintas modalidades.

Gentileza

¿Qué piensas de la Inclusión en Chile y de la Ley de Inclusión Laboral?
Respecto a la inclusión, pienso que estamos en pañales en todo aspecto, desde la educación, salud y trabajo. Hay mucho por trabajar para que sea parte desde la génesis de los proyectos y para que esté instaurado en la conciencia colectiva. Actualmente, los procesos de inclusión laboral no se dan de forma natural, el contar con la Ley 21.015 es un avance, pero no una solución. Desde siempre, el acceso al trabajo para personas en situación de discapacidad ha sido visto como una ayuda social, como parte del área de responsabilidad empresarial inclusiva y no como lo que es, un derecho que tenemos todos, al igual que en otros aspectos. Como digo, nos falta mucho aún, generar un cambio en la conciencia de las personas es un trabajo largo.

¿Cómo te imaginas en 10 años más?
Realizando lo que me gusta, es lo único que espero para mi futuro, sea en este lugar laboral o en otro, pretendo estar realizando lo que me hace feliz al igual que hoy en día.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X