Síndrome de Asperger: Experto detalla por qué es un diagnóstico cada vez más diluido

Se ha propuesto cambiar el término “trastorno” por “condición”, quedando la sigla como Condición del Espectro Autista (CEA).

Guía de: Inclusión

Desde 2007, el 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger, fecha que coincide con el aniversario del nacimiento del psiquiatra austríaco Hans Asperger, quien describió por primera vez este trastorno.

Aunque según autores este síndrome se identifica bajo la denominación de “trastorno del espectro del autismo (TEA) sin discapacidad intelectual asociada”, Claudio Acevedo, académico de la Escuela de Terapia Ocupacional de la Universidad Andrés Bello, señala que esta concepción puede estar desactualizada.

EFE

“El Asperger como diagnóstico desaparece en 2013 con la publicación de la actualización del DSM V (la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales) el cual condensa todas las sub presentaciones en el Trastorno del Espectro Austista (TEA)”, enfatiza Acevedo. Sin embargo, añade que aún existen segmentos de la población autista que prefieren identificarse como Asperger, “la principal diferencia que se argumenta por parte de estas personas es en relación con que sus dificultades solo estarían en el ámbito de la relación e interacción social/comunicación”, dice.

En esa misma línea, el terapeuta ocupacional menciona que en la actualidad no existen pautas estandarizadas para el diagnóstico de Asperger, sino que solo para el diagnóstico del TEA, “este se basa en los criterios establecidos en el DSM V, en el cual se desprenden tres niveles que están determinados por las necesidades de apoyo que las personas requieren, asumiendo una perspectiva más inclusiva, basada en la individualidad y en los ajustes necesarios para el pleno desarrollo de las potencialidades de las personas autistas” explica.

En este sentido, según Acevedo, aquellas personas que aún se identifican con un diagnóstico de síndrome de Asperger estarían dentro del nivel 1, es decir, que sus necesidades de apoyo no son tan generalizadas y profundas.

Empatía e inclusión

Al respecto de los apoyos o consideraciones específicas al momento de relacionarse con una persona con diagnóstico de TEA o Asperger, si así esta persona se identifica, el académico UNAB señala que “es importante entender la discapacidad bajo un enfoque de derechos humanos y bajo la perspectiva de la inclusión, y la no discriminación y segregación de cualquier persona que por algún motivo presente alguna diversidad funcional en algún ámbito de su vida”.

Es por esta razón que también se ha propuesto cambiar el término “trastorno” por “condición”, quedando la sigla como Condición del Espectro Autista (CEA), la cual aún está en desarrollo y discusión.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios