Sorprendente historia de superación del mecánico no vidente de Chillán

“El oído es como mi vista”, asegura. Esta es su historia.

Guía de: Inclusión

Eduardo Muñoz es un ejemplo a seguir. A los 29 años, este chillanejo quedó prácticamente ciego, pero eso no lo detuvo para hacer lo que más le gusta: la mecánica.

“El oído es como mi vista”, reveló Muñoz en entrevista con 24 Horas.

Youtube

“A los 2 años el médico que me atendió en Santiago me dijo que a los 50 ya no vería, entonces siempre estuve preparado mentalmente para que ese momento llegara”, comentó.

Efectivamente, a los dos años de edad, le diagnosticaron una enfermedad degenerativa que le fue quitando gradualmente la vista hasta quedar sólo con un 3% del espectro visual. “A veces voy al baño a llorar un rato, pero luego salgo liberado”, relató.

Preparándose para este momento, Muñoz comenzó a dejar todo lo que necesita para su oficio en lugares específicos dentro de su taller para poder acceder a ellos con más facilidad.

“Yo solamente con la voz me guío para saber quién está al lado mío. El oído es como mi vista para diagnosticar, entonces en vez de ver, el ruido a mí me indica todo”, explicó el mecánico.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X