Taller de fútbol saca sonrisas en niños con síndrome de Down: Mamá de uno de ellos cuenta cómo lo creó

Gabriela Sánchez creó el taller y "MatronaDown".

Guía de: Inclusión

Los padres de hijos con síndrome de Down se esfuerzan al máximo para que sus hijos cuenten con las herramientas necesarias para su desarrollo y puedan ser felices en el futuro.

Gabriela Sánchez, madre de tres hijos: Constanza (22), Mariana (9) y Cristian (3), que nació con un cromosoma más. “La condición de Cristian fue una sorpresa al nacer, fue difícil al principio y la gente alrededor de uno no sabe bien qué decir. Esta experiencia cambió incluso mi trabajo, yo soy matrona y ahora recibo a todas las familias que tienen un niño con síndrome de Down en la clínica, les cuento mi experiencia y lo feliz que Cristian nos hace como familia. Les digo lo que yo quisiera haber escuchado”, relata a Guioteca.

Gentileza

Efectivamente, la experiencia de tener un hijo con síndrome de Down movió a Gabriela, quien creó “MatronaDown”, un concepto con el que organiza charlas gratuitas para padres, y la idea de formar un taller de fútbol. “Siento que desde mi granito de arena puedo ayudar a otros organizando este tipo de actividades y darle a nuestros ‘chinis’ más oportunidades”.

-¿Cómo y cuándo surgió la idea de formar este Taller?

-En marzo en una charla que organicé para padres de niños con síndrome de Down conversábamos acerca de las pocas instancias deportivas que existían para niños pequeños y que, en general, los talleres deportivos se iniciaban cuando ya son adolescentes. La mayoría de los niños con síndrome de Down tienen kinesiología motora hasta el inicio de la marcha, luego las actividades deportivas son muy escasas, pese a la importancia que estas tienen para el desarrollo. En el síndrome de Down es frecuente la hipotonía muscular y la hiperlaxitud, lo que les dificulta aprender a caminar, a correr, a saltar, etc. Pensé en crear un taller que favoreciera el desarrollo psicomotor, el equilibrio, donde pudieran correr, aprender a pegarle a la pelota, un taller que les entregara otras herramientas, para que cuando vayan al colegio puedan jugar en los recreos y sea otra instancia de compartir con pares.

Gentileza

-¿Dónde se realiza?

-El Departamento de Discapacidad de la Municipalidad de Ñuñoa me prestó una cancha en el Estadio Nacional y me pusieron en contacto con el profesor que les hacía clases a los jóvenes con síndrome de Down de la comuna. Como pertenezco a varias redes de padres de niños con síndrome de Down armamos un grupo y tuvimos la primera clase en mayo. Entre todas las familias le pagamos al profesor y los niños tienen una clase a la semana. El taller se realiza los sábados en la mañana en el Estadio Nacional y en el polideportivo de Ñuñoa los días de invierno.

-¿Quién lo imparte y cuántos alumnos son regularmente?

Las clases las realiza Juan Pablo Schaaf (preparador físico y entrenador personal, Diplomado en deportes adaptados para personas en situación de discapacidad). En este momento tenemos 11 niños y 1 niña inscritos.

-¿Qué actividades se realizan?

En el taller se realizan varias actividades de psicomotricidad, circuitos, saltos, secuencias de memoria, tiros al arco, carreras, juegos padres e hijos entre otras cosas.

Gentileza

-¿Cómo analizas el interés que ha presentado esta actividad en los participantes?

-El interés fue inmediato. Lo entretenido es que por el horario pueden participar también los papás, esto es muy bueno para los niños que generalmente asisten a terapias con sus mamás, entonces esta instancia también les permite a los padres estar con ellos en otro ambiente y pienso que “llevar a un hijo al fútbol” es algo que aunque sea simple, los llena de orgullo. También asisten los hermanos, que pueden participar con los niños de las actividades para motivarlos o ayudarlos.

-¿Qué importancia tiene este taller en el desarrollo de los niños?

-El desarrollo psicomotor es primordial. En la vida que llevamos hoy, en los que muchos niños viven en departamentos, que tengan la posibilidad de juntarse a correr en el pasto con los amigos ya es maravilloso. Fortalece la relación afectiva con los padres. Ayuda a la autonomía y, a su vez, que los niños aprendan a compartir y a sociabilizar con otros niños. Además desarrolla el tono muscular, mejora y desarrolla la coordinación, el equilibrio y el conocimiento del espacio.

-¿Qué significa para ti este taller?

El taller es un lindo proyecto que ha ido tomando forma muy rápido, las familias se motivaron y los niños van contentos y el profe se dedica mucho a que ellos aprendan. Junto a mi marido queremos darle a nuestro hijo Cristian las mismas oportunidades que a cualquier niño, así surgió el taller y en conjunto con las familias han ido apareciendo ideas, como el nombre del equipo, el tener una insignia, el que tengan camisetas con sus nombres, que se sientan parte de esto… los protagonistas… los niños son nuestro motor.

-Finalmente, ¿Cuáles son las metas o desafíos que tienes con este taller?

Mi sueño es que esto perdure en el tiempo, que los niños crezcan y sepan que este es su taller, su profe, sus amigos. Que identifiquen su camiseta y que puedan participar en campeonatos más adelante. Ojalá podamos formar un taller para el tramo siguiente de niños de 7 a 10 años si tenemos más demanda. En la medida de lo posible ir adquiriendo más implementación para ellos, como minipelotas y arcos de futbol chiquitos. Un tremendo desafío es poder contar con un terapeuta ocupacional que pueda guiar y ayudar al profe desde su área, para poder acoger de mejor manera a niños con problemas de integración sensorial por ejemplo.

LOS INTERESADOS, PUEDEN ESCRIBIR A: matronadown@gmail.com

 

Gentileza

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X