Valentina Biskupovic: La jugadora de rugby y estudiante chilena con síndrome de Down que suma elogios

La joven de 22 años ha logrado sus objetivos y sueños en un difícil camino.

Guía de: Inclusión

“Me gusta jugar rugby porque tengo amigos y porque siempre ganamos”, comentó Valentina Biskupovic (22) a BBC Mundo a través de una videollamada, acompañada de sus padres, Mariella Gosthe y Rodrigo Biskupovic.

Instagram

Valentina tiene síndrome de Down y una decena de galardones que suma en su hogar producto de sus habilidades deportivas.

Según manifiesta su padre a este medio, los deportes “le han significado a Valentina una válvula de autoestima y de empoderamiento tremendo”.

Entrena rugby con su equipo llamado Tarucas, estudia en el programa Diploma en Habilidades Laborales de la U. Andrés Bello y hace algunos días fue reconocida por su liderazgo entre personas con discapacidad con el premio -llamado “BacanaMente: Mujeres en Discapacidad Cognitiva que nos Transforman”, que busca visibilizar el impacto positivo que estas mujeres tienen en la comunidad que las rodea.

Valentina ha logrado sus objetivos y sueños en un camino que no ha estado exento de dificultades.

En los nueve meses de embarazo, Mariella nunca supo ni se imaginó que Valentina tenía síndrome de Down. “Cuando nació, por supuesto que el impacto fue fuerte, me costó muchos años afrontarlo porque tenía miedo, pero era por desconocimiento e ignorancia”, afirmó Mariella a BBC Mundo.

Valentina logró caminar a dos años y medio, y para estimularla, sus padres la llevaron a terapias de todo tipo como una fonoaudióloga, una kinesióloga o una psicopedagoga.

Instagram

Cuando tenía 18 años, se unió al club Tarucas donde actualmente juega rugby y donde es calificada como una “deportista de excelencia y una mujer que rompe estereotipos de género”.

“Yo soy muy rápida y tengo suerte”, dice Valentina, quien gracias a su esfuerzo y motivación hicieron que fuera una de las seleccionadas para asistir al mundial Mixed Ability Sports (IMAS) de rugby en Irlanda en 2022.
El próximo año, la joven asistirá nuevamente al mundial IMAS con su equipo de rugby. Esta vez, el torneo se realizará en Pamplona, España.

Instagram

“Ella se propone hacer algo, le resulta y eso la autovalida. Desde que empezó a hacer deportes, su personalidad se ha ido afiatando cada vez más. Ella se empodera y no le tiene miedo a nada”, dice su padre, Rodrigo Biskupovic.

Según Mariella, una de las cosas más positivas de que Valentina se haya incorporado a estos clubes deportivos es que ha conocido a mucha gente con discapacidad y ha hecho amigos, algo que ha sido clave para su desarrollo.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios