Inicio » Internacional » Equipo

Elecciones en Perú, análisis tras primera vuelta

La primera vuelta de las elecciones en Perú dejó abiertos varios flancos para el análisis, entre ellos cómo se organizarán los candidatos para captar los esquivos votos del centro y cómo impactan estos comicios a los intereses de Chile.

Antes de la primera vuelta de las elecciones en Perú había dos enunciados que prácticamente todos daban por seguros. El primero, que habría segunda vuelta y, el segundo, que sólo faltaba saber quién acompañaría a Ollanta Humala en el balotaje.  En la práctica, ambas teorías se cumplieron, pues el candidato del bloque “Gana Perú” (Humala) ganó la primera vuelta y tendrá que jugarse sus opciones con Keiko Fujimori, la representante de “Fuerza 2011″.

Según ha informado la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) de Perú y con el 95.39% de los escrutinios, Ollanta Humala obtuvo el 31.74% de los votos, seguido por Keiko Fujimori (23.50%), Pedro Pablo Kuczynski (18.52%), Alejandro Toledo (15.62%) y Luis Castañeda (9.84%).  Otros seis candidatos no alcanzaron a sumar más del 0.75% entre todos ellos.

Con estos datos, la realidad es clara, pues Humala y Fujimori se verán las caras en la segunda vuelta de las elecciones en Perú del próximo 5 de junio. A pesar de que al comienzo del conteo de votos apareció Kuczynski en segundo puesto, se sabía que aquello era lógico, pues se habían contabilizado las preferencias del departamento de Lima, donde PPK contaba con mayoría.  Es así que con los siguientes anuncios no sólo fue remontando Fujimori, sino que al final terminó superándolo por casi cinco puntos porcentuales de diferencia.

Elecciones Perú

Foto: AFP

La primera vuelta de las elecciones en Perú dejó dos grandes ganadores: Ollanta Humala con el 31.74% de los votos, seguido por Keiko Fujimori el 23.50% de las preferencias.

Es así que el balotaje enfrentará a dos postulantes muy diferentes entre sí y que se acercan hacia los polos del mapa político de Perú. Mientras Humala aparece como el candidato izquierdista, nacionalista y con ciertas simpatías hacia algunos gobiernos de la órbita “chavista”, Fujimori es vista como el continuismo del autoritarismo de la derecha peruano y, en términos económicos, con una defensa de las privatizaciones. ¿Qué tienen en común Humala y Fujimori?

En primer lugar, su imagen pública es de poco democráticos o, incluso, antidemocráticos. Existe el temor que Humala vuelva a su discurso radical y que la “suavidad” durante la última parte de su campaña sólo haya sido una movida estratégica para asegurarse más votos.  En paralelo, Fujimori revive los fantasmas del autoritarismo y la corrupción, ya que siempre ha defendido a su padre y dice sentir orgullo por su obra.

Por eso, lo que ahora debiese ocurrir es que tanto Humala como Fujimori intenten captar los votos del centro, es decir, de Kuczynski, Toledo y Castañeda.  Estos tres candidatos son diferentes entre sí, pero quizás lo que más los une es que eran vistos como presidenciales más moderados. Tanto así, que Toledo lideró las encuestas hasta hace poco y Kuczynski dio una interesante lucha a Fujimori.

En este sentido, llama la atención que Ollanta Humala y Keiko Fujimori, representando a los dos polos de la política y sociedad peruanas, ya han hecho referencia explícita al asunto de la demanda marítima contra Chile y, más que eso, han agregado un nuevo tema.

Hace unos días fue Humala quien dijo que Chile debe pedir perdón y, acto seguido, Fujimori opinó lo mismo, aunque luego afirmó que ahora hay que centrarse más en los asuntos internos.

Queda claro, entonces, que el nacionalismo, al menos hasta el momento, seguirá siendo utilizado como un elemento de convicción en los discursos para las elecciones en Perú.  Respecto a este ítem, es necesario recordar que de los 264.785 votos válidamente emitidos (78.92% del total de escrutinios) por peruanos residentes en el extranjero, Fujimori alcanzó el primer lugar con el 28.80%, mientras que Humala terminó en la quinta posición, con sólo 12.95% de las preferencias.

A nivel americano, la tendencia es similar, pues la representante de Fuerza 2011 marcha primera y suma 30.99%, el candidato de Gana Perú se encuentra en la cuarta ubicación con el 13.20%.  Respecto de Chile, Fujimori se mantiene en el primer lugar y Humala baja al quinto, pero con una mayor amplitud (39.22% y 12.04%, respectivamente).

A nivel de política exterior, este dato, muy pequeño respecto del total de votos, pero muy significativo en relación a los nexos con Chile, debería ser tomado en cuenta por los dos aspirantes a la presidencia de la República del Perú. Si a eso se suma que la situación de los votantes residentes en Bolivia y Ecuador (los otros vecinos peruanos) es semejante a la vivida en Chile, cualquiera que gane deberá ser muy cauto, ya que Perú tiene problemas con sus tres “hermanos fronterizos”.

En cuanto a la nueva conformación del Congreso, Gana Perú tendría cerca de 46 asientos (+21) mientras que Fuerza 2011 llegaría a 38 (+26), dejando como gran perdedor al APRA con cuatro (-32), bloque al cual pertenece el saliente Alan García. Perú Posible, del candidato Alejandro Toledo, y Alianza por el Gran Cambio, que apoyaba a Pedro Pablo Kuczynski, sumarían 21 y 12 escaños, respectivamente.  Solidaridad Nacional, de Luis Castañeda obtendría nueve puestos.  Como se puede ver, el equilibrio de fuerzas estará muy marcado entre los bloques de Humala y Fujimori, con lo cual adquiere nuevamente, mucho valor lo que puedan hacer los grupos “centristas”, que tendrían 46 de los 130 asientos (35.38% del total).

Finalmente, cabe preguntarse quién ganará el balotaje de las elecciones en Perú del próximo 5 de junio. La tendencia natural era que Ollanta Humala perdería con Pedro Pablo Kaczynski, pero que contra Keiko Fujimori aumentarían las opciones de una victoria.

La gran incógnita es saber qué harán los bloques intermedios, los cuales, hasta el momento, no han dado grandes indicios sobre si adoptarán una recomendación para sus seguidores o si dejarán que el electorado escoja sin mayores influencias. Como pálpito, si Humala es capaz de conseguir emblemáticos apoyos en las fuerzas militares y en sectores privados, posiblemente gane estos comicios. Sin embargo, si mantiene su discurso anti-chileno y no logra convencer a los peruanos de que el “Ollanta Humala 2.0” es real, lo más probable es que entregue el triunfo a Keiko Fujimori, que por más que cargue con la mochila del autoritarismo, para muchos peruanos es el “mal menor”. Y, al parecer, también lo sería para Chile.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X