Inicio » Internacional » Equipo

Elecciones legislativas en Marruecos, ¿un momento clave?

Las elecciones legislativas de Marruecos fueron anticipadas tras la aprobación de la nueva Constitución. Será la gran oportunidad de ver si realmente hay reformas de peso en la política marroquí.

El pasado 1 de julio se llevó a cabo el referéndum, tras el cual fue aprobada la nueva Constitución, anunciada por el rey Mohammed VI el  17 de junio.  De esta forma, el Reino de Marruecos respondía con reformas ante el nuevo contexto de cambios del mundo árabe y magrebí.

Con el paso del tiempo, parece ser que el monarca marroquí ha sido muy hábil al momento de enfrentar la nueva realidad magrebí, fuertemente marcada por las caídas de Zine El Abidine Ben Alí y Muammar Al Gaddafi, en Túnez y Libia, respectivamente.

De hecho, el Movimiento 20 de Febrero ha perdido fuerza. Una muestra de aquello es que en las últimas manifestaciones masivas de este grupo no hubo grandes concentraciones de gente. La mayor de ellas logró juntar unas 10.000 personas en Tánger, pero en Rabat, capital del país, apenas llegaron 3.000 manifestantes.

Elecciones Marruecos

Foto: EFE

El partido político que gane las elecciones podrá elegir al primer ministro.

Esta situación se puede explicar, principalmente, por dos factores. Primero, el error del Movimiento 20 de Febrero, que llamó al boicot del referéndum constitucional, ya que la movida de Mohammed VI no sólo le permitió generar una nueva Constitución, sino que lo hizo con cerca del 98% de aprobación.  Segundo, la postura “apolítica” del Movimiento 20 de Febrero ha significado, entre otras cosas, no ser capaz de ingresar a la política y así generar un cambio in situ. Además, se une el hecho que han ido variando su discurso. Por ejemplo, al inicio incluso llegaron a reflexionar sobre la monarquí, pero hoy ya no realizan eso, lo cual le ha significado perder seguidores.

Durante el período posterior al anunció del adelantamiento de las elecciones legislativas, el gran tema de la gente fue uno solo. No se trató de las nuevas fuerzas políticas, de las opciones reales de triunfo de lo islamistas o de cuánta gente joven llegaría al Parlamento. La gran temática de mucha gente era entender si estos comicios tenían o no algún sentido. Esto último, pues anteriormente se ha hablado de la existencia de compra de votos y asuntos similares, lo cual ha sido realizado por los diversos partidos políticos.

Es por esto que la gente mostró mayor interés en el referéndum constitucional que en las elecciones legislativas, pues entienden que en estas últimas hay un escaso margen de influencia a través del voto. Sin embargo, ciertas cifras permiten inferir que quizás haya un interé -por parte de Mohammed VI- de cambiar esta situación. Por ejemplo, en la gran cantidad de personas que postularán por primera vez a un escaño parlamentario y en el importante porcentaje de candidatos jóvenes. Queda la impresión que el rey marroquí, quien supuestamente ha estado muy molesto con el accionar de ciertos partidos políticos, quiere cambiar la imagen de los procesos electorales y desea demostrar, mediante elecciones transparentes, que los cambios no han sido cosméticos, tal cual sugieren los opositores al sistema político marroquí.

Respecto a los comicios en sí, los favoritos son el Istiqlal (nacionalista), el Partido por la Justicia y el Desarrollo (PJD, islamista moderado), y la Agrupación Nacional de Independientes (RNI, centro), aunque habrá que poner atención a lo que hagan, entre otros, el Movimiento Popular (MP), el Partido por el Progreso y el Socialismo (PPS), la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP) y el Partido de la Autenticidad y la Modernidad (PAM).

Por último, es importante consignar que en caso que se generen resultados relevantes (Ejemplo: que ganen los islamistas del PJD), esto podría ser percibido por la población como un primer cambio en el mecanismo de votaciones y, entonces, dará algo más de confianza a la gente. Sin embargo, la inexistencia de un Servicio Electoral independiente (actualmente, las elecciones dependen del Ministerio del Interior) y las dudas sobre la cantidad de inscritos para votar seguirán haciendo sombra.

Y, más allá de los resultados, lo principal será que la clase política marroquí logre generar los cambios deseados por la población. La lucha contra la corrupción, la cesantía, la pobreza y la desigualdad genérica o religiosa ya han sido vistos anteriormente, pero nada ha cambiado mucho. Es momento que los políticos apuesten por un cambio verdadero. Ese es uno de los grandes retos de estas elecciones legislativas.

A continuación, algunos datos sobre los comicios:

-El partido político que gane las elecciones podrá elegir al primer ministro, el cual tendrá que ser ratificado por el rey Mohammed VI.

- Habrá 13.475.435 electores, aunque cerca de 21 millón de personas están en condiciones de votar. Sin embargo, no todos se han inscrito.

- Se elegirán los 395 diputados de la Cámara de Representantes. 305 en el marco de listas locales y 90 dentro de listas nacionales. De estos últimos 60 deben ser para las mujeres y 30 para jóvenes menores de 40 años.

- Serán 7.102 candidatos, de los cuales 1.624 son mujeres (22.87%).

- El 27.09% de los candidatos tiene menos de 35 años, mientras que el 30.15% oscila entre los 35 y 45 años. Sólo el 15.16% supera los 55 años.

- El 87.57% de los líderes de listas se presentan por primera vez, en tanto que apenas el 12.43% de los disputados irán por un nuevo período.

- El 46.42% de los candidatos posee estudios en Educación Superior, el 38.62% terminó la Secundaria, el 12.13% llegó hasta Primaria y un 2.82% no tiene educación escolar.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X