Inicio » Internacional » Equipo

Hambruna en Somalía, claves para entenderla

Tras el anuncio oficial de la ONU, en el cual se estableció que hay hambruna en Somalía, el tema ha sido portada obligada. ¿Por qué se produce esta gran catástrofe humanitaria? He aquí algunas claves.

La hambruna en Somalía es el último capítulo de un escenario que ha llevado a que, durante décadas, el Cuerno de África haya sido testigo de grandes penurias. Sociales, políticas y económicas, dentro de las cuales se cuentan guerras entre países vecinos, estados fallidos, separatismo, luchas religiosas y duras condiciones climáticas. Es así que Djibouti, Etiopía, Eritrea, Kenya y Somalía se han convertido, lamentablemente, en punto obligado al momento de hablar de conflictos internacionales y, específicamente, africanos.

Hoy, la sequía ha provocado no sólo la muerte de animales, sino que ha traído problemas a cerca de 12 millones de personas, todas distribuidas en los cincos países del Cuerno de África. Sin embargo, la terrible crisis se ha reflejado con especial fuerza  por la hambruna en Somalía.  A continuación, algunos datos que permiten tener mayor noción de por qué se ha producido esta tragedia:

Cambio climático

Somalía

Foto: AFP

La hambruna es generalizada en el Cuerno Africano, pero Somalía es el caso más grave.

Según diversos investigadores de esta materia, el Cuerno de África es una de las regiones del mundo donde más se ha sentido el efecto del calentamiento global. Si bien siempre se han desarrollado sequías en esta parte de África, en los últimos diez años ha disminuido, notablemente, la cantidad lluvia caída. Esto ha significado, por ejemplo, que entre junio de 2010 y mayo de 2011 hay un déficit de al menos el 50% en el sur de Etiopía, centro-sur de Somalía y centro-norte de Kenya. En sectores del norte de Somalía y en buena parte de Djibouti la cifra oscila entre el 25% y 30%. Esto incide en la falta de alimentos y, por ende, en la hambruna en Somalía.

Condiciones actuales

Mientras buens parte de Etiopía se ubica en una meseta, los demás países suelen ser más planos. Salvo los ríos que pasan por esta región, la irrigación de los campos de cultivo dependen, casi exclusivamente, de las lluvias estacionales.  Hay muchas zonas secas, las cuales intercalan una temporada húmedas con otra sin precipitaciones. El problema se produce, entonces, cuando las esperadas lluvias no caen, que es lo que ha ocurrido en la actualidad provocando, entre otras cosas, la hambruna en Somalía. El total de agua caída está por debajo del 30% de lo que cayó entre 1995 y 2010y el período octubre-diciembre de 2010 ha sido uno de los más secos que se recuerde. En consecuencia, las cosechas han sido paupérrimas, las reservas se han agotado y entre el 40% y 60% de ciertos animales -elementales para el pastoreo de sus habitantes- ha muerto.

¿Cuánta gente está afectada?

Las cifras son elocuentes. En Etiopía, los afectados por la hambruna son 4.567.256 personas. respecto de la hambruna en Somalía, el número llega a 3.700.000 (casi la mitad de la población del país), en Kenya son 2.400.000 (se espera que en agosto aumente el número) y en Djibouti la cantidad es de 146.600.  En total, son 10.813.856 de personas afectadas, a las cuales se suman 760.159 refugiados, dejando un saldo final de 11.574.015.

Categorías respecto a la desnutrición

Existen cuatro divisiones al momento de establecer el nivel de alimentación de la población. El ideal es que esté en “Aceptable” y luego vienen “Pobre”, “Seria” y “Crítica”. Ocho regiones están bajo el rango crítico y tres se encuentran en serias condiciones. El porcentaje aceptable es hasta 15%, pero hay regiones que llegan al 55% (caso de la hambruna en Somalía) o al 45%-47% (Etiopía)

Categorías sobre seguridad alimentaria

Cinco son los estados de esta escala. El mejor (e ideal) es “Ninguno o Mínimo”, para luego, en forma ascendente, venir “Stress”, “Crisis”, “Emergencia” y “Catástrofe o Hambruna”. Lamentablemente, dos regiones de Somalía (Bakool y Baja Shabelle) han sido catalogadas dentro del peor rango. El resto del país está, mayoritariamente, en el margen del tercer o cuarto grupo.

Acefalía gubernamental

Somalía

Foto: AFP

Somalía se convirtió en lo que suele conocerse como un estado fallido.

Tras el golpe de estado que sufrió  Siad Barre, en 1991, Somalía se convirtió en lo que suele conocerse como un estado fallido, es decir, un país que existe en la teoría, pero cuya institucionalidad no se cumple en la práctica. Hoy, Somalía tiene un gobierno de transición, el cual debe luchar, diariamente, contra los fundamentalistas islámicos (que pretenden establecer un estado basado en la sharia o ley islámica) y las disputas entre diversos clanes. Además de eso, el país está dividido, de facto, en tres “naciones”, ya que el separatismo es muy fuerte en el norte del país y eso ha significado el surgimiento de las repúblicas de Puntland y Somaliland, que cuentan con gobiernos propios.

Las milicias de Al Shabab

Uno de los principales bastiones de la oposición radical islámica se encuentra en los militantes de Al Shabab, agrupación que día a día realiza intensos ataques contra el gobierno de transición, para así obtener el poder e instaurar un gobierno fundamentalista, basado en la Sharia. Su obstinación es tal, que ni siquiera han permitido que se entregue ayuda humanitaria. Sin embargo, algunas ramas de este grupo han dialogado con organizaciones internacionales y han permitido que se lleve a cabo la entrega de alimentos, medicamentos y otros elementos como una forma de paliar la hambruna en Somalía.

http://reliefweb.int/horn-africa-crisis2011

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X