Justicia prepara acusación contra viuda de millonario asesinado que se jactaba de haber conquistado a cuatro mil mujeres

Luego años de investigación, las autoridades niponas la detuvieron como presunta autora de envenenamiento.

Guía de: Internacional

El 24 de mayo de 2018 en Japón se encontró el cadáver del acaudalado empresario Kosuke Nozaki en su lujosa residencia de Tanabe. En un primer instante su fallecimiento fue considerado de forma natural, pero posteriormente las pruebas realizadas al cuerpo arrojaron la ingesta excesiva de un poderoso narcótico.

En ese entonces la tesis del suicidio se descartó de plano. En las cámaras de seguridad quedó claro que solo dos personas habían accedido a la mansión de Nozaki, su mujer, Suki Sudo, y una asistenta, quienes permanecieron a solas durante las cuatro horas previas al deceso. En ese tiempo no hubo pruebas y ante esa falta de evidencia no hubo arresto alguno ni penas de cárcel. Desde entonces ese caso es altamente recordado por la población de Japón.

Japón

Nozaki es algo así como un “Don Juan” nipón, quien contaba con un imperio empresarial vasto, que iba desde licores a propiedades inmobiliarias. En 2016 alcanzó notoriedad al publicar su autobiografía, en la que confidenció haber tenido romances con más de cuatro mil “hermosas damas”.

Su patrimonio ascendía a más de tres mil millones de yenes (algo así como 22 millones de euros) y reconoció que su éxito comercial era para poder conocer y agradar a las mujeres. “No me interesan los coches ni las casas (…), la razón por la que gano dinero es para salir con mujeres atractivas”. Como era de esperarse su libro se convirtió en un fenómeno editorial con más de 50 mil copias vendidas. En sus páginas, Nozaki contó sus proezas amorosas y enseñaba trucos para aprender a seducir a azafatas o estudiantes universitarias.

Suki Sudo tiene en la actualidad 25 años.

Suki Sudo tiene en la actualidad 25 años.

La joven viuda huye a Dubái

Cuando el millonario murió tenía 77 años de edad y Sudo solo 22 y se desempeñaba como modelo. Por casarse con él, Nozaki le prometió una paga mensual de un millón de yenes (aproximadamente 7.500 euros). Dos meses lo pensó hasta que finalmente dio el sí. Luego del matrimonio y un breve lapso conyugal Nozaki apareció muerto.

Durante tres años se buscó incesantemente a la mujer. Hasta donde se supo Nozaki había decidido iniciar los trámites para blindar su patrimonio y divorciarse de Sudo, quien pasaba en la parte final de su corto matrimonio sus días en Tokio. Ante la reciente alerta de que la joven viuda planeaba mudarse a Dubái, la operación para encontrarla se puso en marcha. El pasado 28 de abril fue detenida y de acuerdo con la ley japonesa los investigadores contaban con solo 23 días antes de realizar una acusación formal porque en caso contrario debían liberar a la sospechosa.

El pasado miércoles llegó la imputación. La fiscalía deberá armar un caso para probar que Sudo asesinó a millonario esposo. Uno de los datos que considerarán serán si existió alguna compra sospechosa de sedantes en su entorno en los días previos a la muerte de su marido. La expectación seguirá aumentando.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios