Inicio » Internacional » Equipo

Nueva Constitución de Marruecos

El rey Mohammed VI de Marruecos anunció las nuevas reformas constitucionales para Marruecos. Sepa en qué consisten.

El discurso de Mohammed VI, respecto a cambios en la Constitución del Reino de Marruecos, era una respuesta a las manifestaciones sociales de los últimos meses, pero, especialmente, ante los reclamos del grupo 20 de Febrero.

Las voces discordantes aseguraban que no querían botar la monarquía, pero aclaraban que deseaban ver a un monarca “que reine, pero que no gobierne”. En paralelo, pedían que, en su manera de ver las cosas, hubiese una mayor democratización en los cargos públicos.

En este contexto, el discurso del rey Mohammed VI era muy esperado, para ver si realmente llegarían propuestas radicales respecto a una nueva Constitución. En los días previos al anuncio, hubo varios rumores y, la mayoría, estaban en lo cierto.

Marruecos

Foto: Reuters

Mohammed VI dejará de ser un ser sagrado, pero seguirá siendo el principal líder religioso y de las Fuerzas Armadas.

Respecto al discurso del rey Mohammed VI, se pueden destacar algunos hechos especiales, que son los siguientes:

- El monarca deja de ser sagrado, pero sigue siendo el principal líder religioso y de las Fuerzas Armadas.

- Separación de la Justicia respecto de los demás poderes estatales.

- Fortalecimiento de la figura del primer ministro, que pasaría a llamarse presidente del gobierno y que sería elegido por el rey, pero del partido político que gane las elecciones parlamentarias. Este nuevo presidente podrá remover a ministros y parlamentarios, pero con previa consulta del rey.

- Se creó el Consejo Constitucional, en la cual la mitad de sus integrantes serán nombrados por el monarca.

- Se mantiene el respeto a religiones diferentes al Islam, pero no se estableció la libertad de culto.

- Se mantendrá el proceso de modernización y regionalización del país.

- La igualdad genérica en el plano legal seguirá siendo uno de los principales campos de acción del gobierno marroquí.

Por supuesto que hubo una serie de otras reformas, pero estas son las más llamativas, pues eran los temas más importantes para la sociedad marroquí. Buena parte de los partidos políticos aplaudieron los cambios propuestos por el monarca, algo que también generó satisfacción en muchos gobiernos occidentales.

Sin embargo, una parte de la sociedad marroquí y, particularmente, el Movimiento 20 de Febrero ha dicho que no considera suficientes los cambios y que llama a la población a votar “No” en el referéndum del próximo 1 de julio. Junto a eso, se ha analizado la posibilidad de boicotear el referéndum, ya que, entre otras cosas, consideran que dos semanas es demasiado poco tiempo para poder conocer en profundidad las nuevas reformas sugeridas.

En honor a la objetividad, ciertamente se ha tratado de un paquete de reformas que efectivamente son un avance en pos de una monarquía parlamentaria, pero hubo temas en los cuales no hubo consenso pleno en la población y eso es un tema a anlizar por el rey Mohammed VI.

Es valorable que se haga un nuevo reconocimiento a los nativos del país (bereberes) -ningún otro país del Magreb ha ido tan lejos en este asunto- y que se mantenga la lucha por la igualdad genérica. También es destacable que el sistema político reciba mayores atribuciones y, sin duda, es positivo que la Justicia pueda trabajar en forma independiente.

Marruecos

Foto: Raimundo Gregoire

Muchos marroquíes opinan que los cambios “son cosméticos y no profundos como los que se necesitan”.

Empero, quedó en el aire el asunto de la libertad de culto y, para una parte importante de la sociedad marroquí, los cambios son buenos, pero como ellos mismos han dicho, “son cosméticos y no profundos como los que se necesitan”. Además, el “Makhzen” (podría traducirse como el círculo cercano al rey) sigue generando rechazo en el Movimiento 20 de Febrero, que también pidee un cambio asboluto en los partidos políticos y el enjuiciamiento a los corruptos. Sin embargo, nunca se ha puesto en duda la existencia de la monarquía y se ha respetado la figura del rey Mohammed VI, quien goza de bastante popularidad en Marruecos.

A partir de ahora, será interesante ver qué ocurre con el referéndum del 1 de julio, en el cual podrán participar los marroquíes que viven fuera del país. Un triunfo del “Sí” generaría la conformación de un bloque mayoritario de la sociedad con apoyo a las reformas impulsadas por el rey, pero, en paralelo, supondría darle aún más fuerza a los grupos opositores. Un triunfo del “No”, traería como consecuencia una fuerte presión por parte de la población marroquí, haciéndole ver al rey Mohammed VI que valoran sus propuestas, pero que no las consideran suficientes. En este caso, la decisión que adopte el monarca será de gran trascendencia.

Como reflexión final, lo esencial será que la sociedad marroquí (lo cual incluye a todos los habitantes, desde el más pobre hasta el más poderoso) enfrente con altura de mira y con gran tolerancia este momento histórico que está desarrollándose. Si todas las partes actúan con prudencia, el Reino de Marruecos se fortalecerá en todo sentido, pero si se cae en lo contrario, la situación puede desvirtuarse.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X