Inicio » Internacional » Equipo

Revoluciones del mundo árabe y magrebí, ¿en qué están?

El 17 de diciembre pasado se cumplió un año desde el inicio del proceso de cambios que actualmente se desarrolla en países árabes y magrebíes. ¿Qué ha pasado en este tiempo?, ¿cómo van las revoluciones?

De diversa forma, pero ya cayeron

Túnez: el 14 de enero, y tras 28 días de protestas, el dictador Zine El Abidine Ben Alí optó por dejar el país y asilarse en Arabia Saudita. Con esto, se puso fin a una larga dictadura, que comenzó en 1987. Con el paso de los meses, se llevaron a cabo juicios contra él y sus cercanos. Lo principal es que Ben Alí ya suma, como mínimo, 66 años de cárcel. Junto a eso, el 23 de octubre se realizaron las elecciones para la Asamblea Constituyente, primer paso hacia la democratización del país. El triunfo fue para Ennahda, grupo islamista, lo cual le dio la posibilidad de formar gobierno (esto se repetiría en otros países).

Revoluciones árabes

Foto: AFP

Este año habrá elecciones presidenciales en Egipto.

Egipto: el segundo dictador en caer fue Hosni Mubarak, que el 12 de febrero decidió dar un paso al costado y dejar, tras 30 años, el poder en manos de los militares. No huyó a otro país y posteriormente fue llevado a tribunales. A pesar de sus problemas de salud, está enfrentando procesos en su contra en la justicia egipcia. Actualmente se llevan a cabo las elecciones legislativas –con un contundente triunfo de los islamistas- y en 2012 deberían desarrollarse las presidenciales.

Libia: tal cual aseguró en su momento, el dictador Muammar Al Gaddafi luchó hasta el final y murió en tierras libias. El jueves 20 de octubre, y tras largos meses de lucha, llegó el fin del líder libio. Polémico, pues según se pudo concluir, Gaddafi fue asesinado y no se le respetaron los derechos a un juicio justo. De todas formas, lo que quedó en la memoria de la gente fue la caída de Muammar Al Gaddafi, al poder desde 1969. Mientras, el Consejo Nacional de Transición sigue al poder y aún no hay claridad sobre las eventuales elecciones de 2012.

En teoría, fuera del gobierno

Yemen: el camaleónico y dictatorial Alí Abdullah Saleh está en el poder yemení desde 1978 y su gobierno ha sido desafiado por buena parte de la población de su país. Las revueltas terminaron con Saleh herido de gravedad y sólo pudo regresar a Yemen tras ser operado y realizar el proceso de recuperación en Arabia Saudita. Mientras, una y otra vez ha dicho que dejará el poder, pero siempre se las arregla para poner una excusa y seguir reprimiendo. Ya nadie le cree, pero, supuestamente, durante el primer semestre de 2012 dejará el poder y se realizarán elecciones, todo bajo mandato de un gobierno de transición.

En el poder mediante la represión

Siria: el presidente Bashar Al Assad pudo responder a su condición de tal, pero cayó en una preocupante ceguera, la cual lo convirtió en un desmedido dictador. Miles de muertos, tanques en las calles, torturas, detenidos y, por supuesto, absoluto control de los medios y del acceso de la prensa hacia Siria. Negó diversas acusaciones sobre sus ataques contra la población, luego se produjo un “atentado terrorista” muy sui géneris y aunque se abrió a la posibilidad que ingresaran observadores de la Liga Árabe, Al Assad está lejos de renunciar. Mientras, el Ejército Libre Sirio –formado por disidentes de las fuerzas militares oficiales- lucha en las calles y la guerra civil ya no es algo descabellado. Medio Oriente y el mundo miran con preocupación la situación de Siria, pues su inestabilidad podría tener efectos insospechados.

Bahrein: el rey Hamad bin Isa al Khalifa ha tenido que contar con el respaldo de las “fuerzas de seguridad” para reprimir con brutalidad a la oposición, que, entre otros, tiene a la mayoría chíita del país. Es un país pequeño y por eso no se habla mucho de él, pero las informaciones que se han filtrado muestran evidentes señales de abusos en contra de los manifestantes. Sólo el apoyo de Arabia Saudita mantiene con vida al régimen de la minoría sunita.

En observación y ante eventual peligro

Argelia: los rumores sobre la enfermedad de Abdelaziz Bouteflika, presidente argelino, han sido una tónica en el último tiempo, aunque nunca se ha confirmado aquello. En el intertanto, el descontento social, la inestabilidad en Kabilia, la amenaza terrorista y las escasas reformas de peso siguen muy presentes. En 2012 se llevarán a cabo elecciones legislativas y los islamistas se presentarán. El gobierno dice que serán comicios transparentes y, entonces, se revive el fantasma de la guerra civil tras el triunfo del Frente Islámico de Salvación (FIS) en 1991.  Incierto panorama para Argelia.

Mauritania: el golpista Mohammed Abdelaziz está al poder desde 2008, año en el cual llevó a cabo un golpe de estado que finalizó con la detención Sidi Mohammed Ould Cheikh Abdallahi, legítimo presidente. A pesar que el país tiene ciertos índices positivos (como la igualdad genérica), la persecución contra los opositores, la amenaza de Al Qaeda del Magreb Islámico y la pobreza siguen siendo temas que tienen a Abdelaziz contra las cuerdas. Por el momento, hay relativa tranquilidad, pero en un país como Mauritania no sería extraño que ocurriese un nuevo golpe militar.

Revoluciones árabes

Foto: La Segunda

El rey Abdallah Bin Abdelaziz autorizó el voto femenino para 2015.

Arabia Saudita: el rey Abdallah Bin Abdelaziz anunció algunas reformas, pero nada demasiado fuera de la común o “revolucionario”. Lo principal es que en 2015 las mujeres podrán participar en las elecciones municipales y, también, ser parte del Consejo de la Shura, un órgano consultivo. Sin embargo, las mujeres siguen sin poder votar , sin manejar y aún están bajo la tutela del marido o algún familiar. Lo preocupante es que el nuevo príncipe herdero, Nayef bin Abdulaziz, es conocido por su postura conservadora.

Los “reformistas”

Marruecos: el rey Mohammed VI logró que se aprobara una nueva Constitución del país y, junto a eso, se llevaron a cabo elecciones legislativas, tras las cuales ganó el Partido por la Justicia y Desarrollo (islamista moderado). El Movimiento 20 de Febrero ha perdido poder y las manifestaciones, siempre activas, aunque sin grandes dimensiones, no parecen ser un gran dolor de cabeza.

Kuwait: aunque no hubo grandes manifestaciones, se produjeron cambios en este país. El último y principal de todos, la renuncia del gobierno y la formación de uno nuevo que incluye a dos ministras. Antes, hubo elecciones legislativas, con participación femenina, pero sin triunfo de alguna mujer.

Jordania: desde el inicio de las revoluciones, el rey Abdallah supo interpretar los movimientos. Esto lo llevó a realizar cambios de gobierno en febrero y octubre. Todo esto, para acelerar la velocidad del proceso de reformas.

Omán: tras los cambios de gobierno llevados a cabo en febrero y marzo, el país se estabilizó.

Estables

Emiratos Árabes Unidos y Qatar: aunque hubo algunas manifestaciones, con el tiempo éstas no pasaron a mayores. Hoy, ambos países viven en tranquilidad y, por el momento, no hay alarma.

En un mundo aparte

Iraq, Líbano, Palestina, Sudán y Somalía: por distintos motivos, estos países viven su propia realidad. En Iraq están enfocados en la reconstrucción tras la retirada de las tropas estadounidenses; en Líbano siguen las divisiones internas; en Palestina luchan por la reunificación entre Hamas y Al Fatah; en Sudán están reponiéndose de la separación de Sudán del Sur; y en Somalía tienen grandes problemas con la hambruna y la acefalía del país.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X