Inicio » Internacional » Equipo

Revueltas en el mundo árabe, una radiografía

A fines de 2010 y comienzos de 2011 se dio inicio a un proceso de grandes cambios en buena parte del mundo árabe. Revise aquí lo que sucede en estos países, cuya estabilidad en su conjunto es clave a nivel mundial.

Los que cayeron

Egipto

Desde que asumiera el poder, Hosni Mubarak no sólo fue un fiel aliado de las potencias occidentales (Estados Unidos y la Unión Europea), sino que también fue el país bisagra en el complejo conflicto árabe-israelí. Durante su mandato, la economía egipcia creció, pero eso no se reflejó en una justa redistribución de la renta. Para peor, la prohibición que grupos religiosos pudiesen ser partidos políticos -estrategia aplicada para evitar que la Hermandad Musulmana llegara al poder- generó un gran descontento en sectores islamistas. Y, por si fuera poco, la represión contra todo disidente y el control de los medios fueron haciendo cada vez más riesgosa la posibilidad que Mubarak lograse, tal cual quería, un nuevo período a la cabeza de Egipto. Sin embargo, cayó Ben Alí y, con ello, llegaron los últimos días del “faraón”, que tras 18 días de lucha optó por dejar el gobierno. Ahora, tendrá que enfrentar la justicia, aunque se ha especulado que tiene serios problemas de salud.

Túnez

El dictador Zine el-Abidine Ben Alí pensaba seguir por otro período más a la cabeza de la política de su país, pero, repentinamente, todo se vino abajo. La inmolación y posterior muerte de Mohammed Bouazizi se convirtió en el adiós definitivo de un amigo de Occidente (especialmente de la Unión Europea), quien el 14 de enero debió abandonar el poder luego que gran parte de la sociedad tunecina le expresara su deseo de cambio y que los militares le comunicaran que “era mejor partir”. Se especuló con un golpe de estado, pero lo concreto es que Ben Alí escapó de Túnez y ahora deberá enfrentar a la justicia por 18 cargos que se le han imputado hasta el momento.

El Mundo Árabe

Foto: EFE

Desde el 2010 que una serie de revueltas políticas y sociales han alborotado el mundo árabe. De igual manera hay países en los que las protestas han sido más violentas que en otros.

Luchando y reprimiendo para no caer

Bahrein

Este pequeño estado, controlado por una minoría sunita que oprime a la mayoría chiíta, no tuvo gran cobertura mediática, hasta que las fuerzas del Consejo del Golfo Pérsico, por clara influencia de Arabia Saudita, decidieran ingresar al territorio de Bahrein y así aplastar las masivas y cada vez más potentes protestas en contra del actual rey Hamad bin Isa al Khalifa. A partir de entonces, la represión se convirtió en la gran tendencia en esta isla y su gobierno está lejos de sentirse en paz.  La caída de Al Khalifa no es inminente, pero parece improbable que no haya grandes cambios. Esto último es lo que, posiblemente, pueda salvar al actual monarca.

Libia

El 17 de febrero comenzaron las revueltas en territorio libio. Tras las caídas de Ben Alí y Mubarak, el siguiente sería el coronel y dictador Muammar Al Gaddafi, quien desde 1959 se encuentra en el poder de Libia. Lo que comenzó como “hechos aislados de levantamiento” derivó en una guerra civil, en la cual se enfrentan detractores y fieles al gobernante libio. A diferencia de Mubarak, Gaddafi siguió adelante con el baño de sangre de sus compatriotas y ya serían más de 10.000 los muertos como consecuencia de este conflicto. Las fuerzas de la OTAN han levantado una zona de exclusión aérea y eso ha permitido que Gaddafi no logre controlar todo el país, pero la situación humanitaria y la crisis política ameritan una rápida solución que, de momento, es imposible.

Siria

Si a través del reconocimiento de los kurdos-sirios como ciudadanos iguales pensaba que lograría apagar las protestas, Bashar Al Assad es equivocó por completo. Los movimientos universitarios se mantuvieron muy firmes, mientras que otros sectores de la sociedad también se alzaron. Todos los movimientos fueron reprimidos con gran brutalidad y ya van varios muertos, aunque no se puede hablar de cifras oficiales.  Desesperado por la fuerza de las masas, Al Assad optó por anunciar el levantamiento de la ley de emergencia (que lleva casi 50 años activa) y reformas respecto a dar algo de libertades para protestar públicamente. Lamentablemente, para él, la población respondió con más movimientos y nuevas revueltas en diversas ciudades del país.

Yemen

Con 32 años en el poder, Alí Abdullah Saleh es otro que está al borde del precipicio. Tanto así, que primero afirmó que no se presentaría a los siguientes comicios presidenciales, para luego declarar que estaría dispuesto a una transición pacífica. Sin embargo, Saleh rechazó el plan propuesto por el Consejo de Cooperación del Golfo (GCC) y ha dicho que sólo se irá cuando vea que el gobierno quede en manos confiables. Mientras, las protestas son muy fuertes en Sanaa, capital del país, y se han extendido a varias regiones. Muchos muertos y heridos, pero sin cifras oficiales. Se teme que su caída genere una división del país entre dos o tres nuevos estados.

Preocupados y nerviosos

Arabia Saudita

La sociedad saudí ha exigido cambios urgentes. Las mujeres, por ejemplo, han comenzado a organizarse y ya están pidiendo sus derechos. Ante este descontento, el rey Abdallah Bin Abdelaziz anunció reformas hace casi dos meses, pero eso no sirvió, pues diversos sectores de la población mantienen sus peticiones.

Argelia

El descontento de la población argelina viene de antes, pero los acontecimientos del último tiempo han dejado en una aún más incómoda situación a Abdelaziz Bouteflika, que gobierna desde 1999. Las revueltas en Kabilia son muy comunes, pero aún no se cuestiona, fuertemente, la permanencia del presidente de Argelia. De todas formas, y ante las protestas, Bouteflika anunció una revisión a la Constitución.

Irak

Mundo Árabe

Foto: EFE

La crisis que se desató en Irak es tal vez una de las más importantes, al punto de que ni la intervención internacional ha logrado calmar los ánimos en la población.

A los problemas étnicos y religiosos, ahora se ha sumado un cada vez menos tímido grito de crítica hacia el gobierno. La fragilidad de la política y sociedad iraquí hacen temer que, de no controlarse bien la situación, pueda generarse un movimiento mucho más fuerte y potente.

Sudán

Tras el referéndum que dio origen al nuevo estado de Sudán del Sur, la vida cotidiana no se ha simplificado y las diferencias se han mantenido con mucha rigidez. Se especula que Darfur se divida en varios subestados y, en paralelo, el mandatario de Sudán, Omar Al Bashir ha enfrentado duras manifestaciones en su contra.

Los que supieron leer la realidad

Jordania

Ante las demandas de la población, el rey Aballah II pidió a su gobierno que llevaran a cabo todas las reformas necesarias para calmar y satisfacer a la gente. Sin embargo, la gente sigue reclamando por la lentitud de los cambios, aunque sin la intensidad de otras sociedades árabes.

Kuwait

Se organizaron protestas, pero sin la magnitud de otros países.  Entendiendo que de no satisfacer las demandas podría ocurrir lo mismo que en otros estados, el gobierno kuwaití renunció a comienzos de abril.

Marruecos

El rey Mohammed VI venía haciendo una buena gestión, lo cual se refleja en el respaldo popular, pero los políticos y cercanos al monarca generan gran rechazo en la sociedad marroquí. Tras la manifestación del 20 de febrero, Mohammed VI no dudó en anunciar nuevas reformas constitucionales, además de continuar con el proceso de regionalización y modernización del país.  Lo mismo ocurre con la libertad de prensa, pues se prometieron mayores radios de acción para los diversos medios de comunicación.

Omán

Tras las primeras protestas, el sultán decidió formar un nuevo gobierno. Si bien la situación no derivó en algo grave, como en otros países, las protestas se mantuvieron y eso significó que el gobierno analice la posibilidad de legalizar la recientemente creada Organización Omaní para la Reforma.

Respiran tranquilos

Emiratos Árabes Unidos y Qatar

Hasta el momento, son los estados que pueden jactarse de estar bien. Su población parece estar conforme y no hay vientos de cambio obligados.

Situaciones especiales

El Líbano

En plena crisis política interior, este país parece estar al margen de la ola de cambios en los demás estados árabes.  El complejo sistema político libanés aún intenta formar un gobierno definitivo. Mientras, su sociedad posee bastante más libertad que la mayoría de sus vecinos.

Palestina

Tras meses con acusaciones mutuas, las facciones de Hamas y Al Fatah están intentando ponerse de acuerdo y llegar a una solución que ponga término a la actual división que los afecta. Gaza sigue bajo el poder de Hamas y Cisjordania es dominada por Al Fatah.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X