Inicio » Internet » Equipo

¿Qué es el dominio .xxx y cómo funciona?

Aunque es una buena forma para catalogar y optimizar el funcionamiento de la web, las empresas relacionadas con el porno no están obligadas a adquirir uno de estos dominios .xxx.

Navegar sin encontrarse con un sitio pornográfico en Internet, o al menos con un aviso que los promocione, es altamente improbable. Desde septiembre de 2011, la industria del entretenimiento para adultos tiene su propio dominio, el .xxx, que comenzará a funcionar públicamente en 2012.

Luego de una batalla de más de 10 años, el dominio web .xxx está por entrar en disponibilidad para cualquier persona o empresa. Desde ahora, las empresas relacionadas con el entretenimiento adulto pueden registrarse preliminarmente en el ICM Registry, el cual está a cargo de administrar este dominio de registro exclusivo.

El .xxx es la manera en que, desde ahora, muchos de los portales web con contenido erótico se agruparán en Internet, similar a lo que ocurre con las .edu para educación o .org para organizaciones.

.xxx

Foto: Harold Castillo

El .xxx es la manera en que muchos de los portales web con contenido erótico se agruparán en Internet.

Aunque es una excelente forma para catalogar y optimizar el funcionamiento de la web, las empresas relacionadas con el porno no están obligadas a adquirir uno de estos dominios .xxx, por lo que aún podríamos encontrarnos con sorpresas al navegar libremente.

La carrera por conseguir uno de estos .xxx comenzó en septiembre de 2011, cuando se abrió la postulación para empresas y personas relacionadas directamente con la industria pornográfica; en octubre de 2011 caducará este período y se comenzará el tiempo en que empresas y personas que no quieran que su nombre aparezca bajo este tipo de direcciones web puedan adquirirlas.

Por último, desde el 8 de noviembre de 2011, la venta de dominios .xxx quedará liberada para cualquiera que, mediante el pago de entre 150 y 300 dólares (dependiendo de la empresa con la que negocie), podrá a tener uno de estos sitios por un año.

Sin embargo, el lanzamiento de este nuevo dominio no ha estado libre de polémicas. Por una parte, el administrador ICM dice que todos los usuarios serán beneficiados: los consumidores de esto sitios podrán confiar en que el servicio que se les está entregando es de alta calidad. La empresa de antivirus McAfee, por ejemplo, monitoreará a diario cada uno de los sitios registrados para asegurarse de que no contienen malware, convirtiendo estos portales en unos de los más seguros en Internet. Así también, el dominio .xxx incluirá un portal de pago especial, con altos estándares de seguridad y protección de datos.

Todas estas mejoras en el sistema, se supone que atraerán más público, con lo que los productores de contenidos para adultos también se beneficiarán con el .xxx; finalmente, las personas que no quieran acceder a este tipo de contenidos .xxx, también se verán beneficiados, ya que podrán detectar estos contenidos rápidamente y, además, podrán bloquear el acceso a estos sitios a través de una etiqueta electrónica MetaCert.

Por otra parte,  representantes de la industria de entretenimiento para adultos alegan que el nuevo dominio .xxx no les beneficiará porque será más fácil bloquear este tipo de contenidos. Y como era de esperar, iglesias de todo tipo y grupos conservadores también se oponen al suponer que esta forma de agrupar la pornografía potenciará su consumo dentro de la población usuaria de Internet.

Demandas legales

El nuevo dominio .xxx en Internet se ha convertido en el más polémico y exitoso en ventas de todos los tiempos. La respuesta pública positiva ha impulsado el interés de las agencias y medios globales quienes normalmente no están de acuerdo en que se lancen nuevos dominios, principalmente por el potencial económico que le ven y las fuertes campañas en medios de comunicación con fotos y videos.
Sin embargo, el polémico dominio .XXX, que ya acumulaba un registro de 100.000 interesados al 6 de diciembre, no entró al mercado sin problemas. Dos de las principales firmas de pornografía de la red acusaron a ICM Registry por ser “anti competitivo” y un “monopolio”, a lo que la firma alegó que las acusaciones son infundadas y que se defenderá.
Las firmas Manwin LicensingDigital Playground aseguran que haber creado este nuevo dominio exclusivo para sitios de temáticas sexuales fue un error y que el ICM Registry habría abusado de su posición en el mercado.
Manwin, que administra sitios como el de Playboy, reclama que el ICM Registry cobra cuotas anuales de 60 dólares por registro, cifra 10 veces mayor que la que corresponde para otro tipo de registro.

Más sobre Internet

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X