Inicio » Jazz » Equipo

Laura Nyro y New York Tendaberry: Una perfecta mezcla de sonidos

New York Tendaberry de Laura Nyro (1948-1997), es en uno de los discos más importantes de todos los tiempos. Aquí te contamos por qué.

Laura Nyro en 1971

El mito asegura que Laura invitó a Miles Davis a participar en el disco, pero éste, luego de escuchar las canciones y conocer los arreglos para la grabación se marchó del estudio, asegurando que ante la calidad de la intérprete y compositora, él “no tenía nada que hacer” en las sesiones del disco.

Si bien nunca fue concebido como un disco de jazz, New York Tendaberry puede perfectamente enfocarse como una pieza que recoge los elementos más representativos de la evolución del género hasta fines de los 60′s. Pero su valor va más allá; donde jazzistas de la talla de John Coltrane y Miles Davis iban agregando cuotas cada vez mayores de experimentación -el primero de la mano del free jazz, y el segundo fusionando el sonido de su trompeta con el funk de Sly Stone, más los toques de sicodelia que se respiraba en todos los rincones de Estados Unidos en la segunda mitad de la década de 1960-  Nyro reúne ingentes cuotas de gospel, fraseos de jazz propios de una Big Band, una demoledora interpretación al piano y lo más importante; una voz poderosa, que aborda canciones simples, íntimas y por sobré todo, confesionales. Todo lo anterior en un formato de canción de tres minutos, más propio de Motown que el esquema de jazz predominante en esa época.

Genialidad químicamente pura

Laura Nyro grabó New York Tendaberry en 1969 cuando sólo contaba con 21 años. Y ya a esa edad contaba con dos tremendos discos (More Than a New Discovery y el estupendo Eli & The Thirteen Confession)  que, la encumbraban como una de las grandes compositoras  de la segunda mitad del siglo XX. Y más aún, como una artista que a través de su música sentó las directrices para todas las cantantes femeninas tanto de jazz, como de soul y rythm and blues.

El disco cuenta con 11 temas y entre los  que más se destacan se encuentra Mercy on Brodway, una pieza que une en sus dos minutos de duración un amalgama de jazz, arreglos de bronces y una complejidad vocal que ya se la quisieran los Beach Boys en su mejor época.

Save The Country es una verdadera rendición ante la esencia del góspel. Escrita un poco después de la muerte de Robert Kennedy  en 1968,  en un principio estaba concebido  como un tema para ser interpretado por el grupo Fifth Dimension. Sin embargo la versión de Nyro sorprende con su simpleza (voz y piano) las cuales en la grabación se van fundiendo con arreglos grandilocuentes, lo cual la transforma en uno de los temas más importantes del álbum.

Time and Love sorprende por su tono festivo, su apego al góspel y su letra, que a ratos parece una canción de cuna mientras que en otros es lisa y llanamente una confesión. En ella de destacan además sus arreglos en vientos, una autentica creación de la artista.

Captain Saint Lucifer es sin lugar a dudas el tema más poderoso del disco; sus arreglos oscuros, que descansan sobre un piano de notas acentuadas, destacan por una serie de sutilezas, como la suave introducción de bronces y un órgano violento, pero a la vez casi imperceptible.

Más sobre Jazz

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X