¿Cómo saber si tenemos un esguince o una fractura? Los exámenes dan la mejor respuesta

Cómo saber qué lesión tenemos realmente, cuál lesión es más grave… los invito a reflexionar a propósito de un caso.

Guía de: Kinesiología

Creo que todos coincidirán conmigo en lo “buenos” que somos en Chile para auto-medicarnos. Lamentablemente el auto-diagnóstico también lo es. Más aún, cuando ya hemos tenido lesiones antiguas; como hemos experimentado la sensación, nos quedamos con que todos pueden ser lo mismo. Y así es como muchas fracturas pasan desapercibidas, como esguinces menores son tratados como “un golpe fuerte no más” y suma y sigue….

Mi mamá hace un mes, aproximadamente, me llama por teléfono para contarme que tenía un esguince en el tobillo (no vivimos en la misma ciudad). La interrogo para saber cómo fue y me cuenta que iba caminando y sin querer metió el pie a un hoyo que había en la calle que no estaba señalizado. Le pido una foto para ver la cuantía del derrame, las características de la lesión y noté que la zona de la inflamación no estaba localizada en el tobillo mismo y dude de su “auto-diagnóstico”.

es

Le dije que se hiciera una radiografía para salir de dudas. No estaba muy contenta de ir a la clínica y esperar y todo lo que había que hacer pero ante mi insistencia fue. Cuento corto: mi mamá NO tenía un esguince de tobillo, sino una fractura del cuarto metatarisano del pie.

Un esguince y una fractura son cosas totalmente diferentes. Un esguince es una lesión ligamentosa y una fractura es una lesión ósea (de hueso). Como son estructuras distintas unas sanan antes y otras después. Es importante mencionar que un esguince grado 4 puede ser más grave que una fractura simple (sin desplazamiento, sin separación, por nombrar sólo algunos). También me gustaría aclarar que muchas veces se puede caminar con una fractura, por lo tanto no debemos que asumir que si tenemos una fractura es imposible caminar.

En resumen, con este artículo quiero ejemplificar que debemos consultar ante una lesión. Acérquense a un traumatólogo o kinesiólogo y salgan de dudas. Además quiero recalcar la importancia de ir al kinesiólogo tras una lesión, por insignificante que parezca. Es impresionante como podemos mejorar la función desde el inicio y como podemos evitar posturas viciosas que aparecen tras malas cargas o dolores mantenidos. Por eso díganle a su doctor que SI quieren kinesiología, lamentablemente aún quedan doctores que no derivan. Les aseguro una mejor recuperación y una vuelta temprana a su actividad deportiva.

 

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X