Desgarro muscular: ¿Cómo actuar ante esta lesión?

Los desgarros generalmente ocurren durante la práctica deportiva y las causas son múltiples.

Guía de: Kinesiología

El desgarro muscular ocurre cuando una o más fibras de un músculo se “rompen”. Es decir existe una ruptura del tejido. La gravedad de la lesión dependerá en gran medida de la cantidad de fibras rotas, pero también de la función que cumple cada músculo. Un desgarro grande, que comprometa casi la totalidad de las fibras que conforman un músculo genera gran incapacidad. Tanto así, que la persona es simplemente incapaz de caminar o mover correctamente una articulación.

desgarro-muscular

Los desgarros pequeños no generan este nivel de incapacidad, incluso existen los llamados “micro-desgarros” en que a veces son tan pequeños que incluso en la ecografía cuesta identificarlos. La ecografía es el examen de elección cuando sospechamos un desgarro. Yo recomiendo que se realice después de unos días desde ocurrida la lesión. Esto porque cuando la  “herida interna” es muy grande, existe una colección líquida (sangrado, exudado, etc) propia de la cascada inflamatoria; que puede “tapar” la zona de ruptura. Pasado unos días esta inflamación se contiene más y se observa mejor la imagen.

Los desgarros generalmente ocurren durante la práctica deportiva y las causas son múltiples. Desde sobrecargas al entrenar hasta mala suerte. La falta de pausas efectivas en los entrenamientos es algo que sin lugar a dudas se debe analizar. Así como también la ausencia de rutinas de fortalecimiento  adecuadas para cada disciplina.

Ante la sospecha de un desgarro en la práctica deportiva, lo primero es parar la actividad. Cuando el desgarro es “grande” por lo general la piel se torna de color rojo y morado (propio del hematoma o moretón) pero esto no siempre ocurre. Hay muchos desgarros en donde no “observamos” nada diferente. Por esto, OJO… que aunque la piel se vea “igual” también puede ser un desgarro. La lesión ocurre en el vientre del músculo, en el tejido blando, por lo que las articulaciones propiamente tal no duelen. El dolor suele ser bastante localizado incluso a veces es un solo “punto”.

Las medidas

En esta zona de dolor es donde debemos aplicar HIELO local, 10 MINUTOS, pero muchas veces al día. Hay que tomar un AINES (ibuprofeno, ketoprofeno, diclofenaco, etc….aquí hay que consultar con su doctor cual es el recomendable para cada persona). Personalmente uso medicina biológica y ocupo un mediador de la inflamación llamado Traumeel. Lo tomo en formal oral y además uso la crema tópica y la aplico sobre la lesión (SUAVEMENTE). Los primeros días se debe hacer reposo y NUNCA ELONGAR al inicio. Esto puede aumentar el desgarro y empeorar el proceso de cicatrización.

Una vez realizadas las medidas iniciales hay que consultar con un Traumatólogo para confirmar el diagnóstico mediante una eco y luego irse “derechito” al Kinesiólogo. Son los “kines” los que empezaran a elongar y cargar según cada caso, mediante una progresión adecuada que permita una buena cicatrización. Si uno no va al kine el proceso de cicatrización ocurrirá igual, pero la calidad de la cicatriz será menor y con mayores probabilidades de desgarrarse otra vez. Así que…usted dirá.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X