Edad y postura en los niños: ¿Cuándo es conveniente actuar?

Siempre podemos mejorar y enseñarle al cuerpo técnicas para moverse de modo más eficiente.

Guía de: Kinesiología

posturabebe

Los movimientos de los bebés, aunque parezcan simples, requieren de una gran coordinación.

El cuerpo humano es sorprendente. Me impacta la capacidad de transformación que tenemos. El desarrollo sicomotor es digno de análisis, cada hito se logra gracias a los acontecimientos que le preceden. Un bebé muy pequeñito es incapaz de controlar los movimientos. Al comienzo son amplios y torpes; lentamente va siendo capaz de tomar un objeto, luego es capaz de llevarlo a la línea media del cuerpo. Algo que parece tan fácil requiere de una coordinación exquisita del sistema neuromuscular y propioceptivo.

Hechos como ser capaz de llevar las extremidades a la línea media de manera eficiente, harán que ese bebé tenga o no una mejor base. Serán mejores cimientos en donde se estructurará todo su desarrollo sicomotor. Por eso a los kinesiólog@s nos gusta preguntar si el bebé gateó o no. Este hecho quedará grabado en su “registro sicomotor”. Y seguramente tendrá mejor coordinación.

gateando

¿Su bebé gateó o no? Este hecho quedará quedará grabado en el “registro sicomotor” de los más pequeños.

Ahora, ¿qué pasa cuando no tenemos buenos cimientos? ¿Qué pasa cuando el cuerpo humano debe adaptarse a otra realidad corporal y para poder sentarse y/o caminar debe necesariamente ir compensando? Porque el cuerpo buscará la manera de poder desplazarse. Aunque los caminos no sean los idóneos. Aún a expensas de una postura deficiente.

Por suerte esto es así. Lo que mencioné al inicio de este artículo, la capacidad de transformación, es asombrosa y es así como nuestros queridos niños de la Teletón son capaces de pintar obras de arte con sus pies y caminar sobre sus manos si es necesario. Y por eso para ellos es tan importante el equipo de rehabilitación. Todo el esfuerzo que se necesita para realizar aquello provoca un gasto energético y neuro-muscular tremendo. El sistema músculo esquelético se ve sometido a altas tensiones. Aquí las rutinas de entrenamiento con sus pautas de fuerza y estiramientos deben ser muy estrictas. Así como también las pausas, descansos activos y técnicas de liberación y masoterapia específicas, según cada caso.

Momento de analizar

Entonces yo les pregunto…. ¿será importante la postura de nuestros hijos? ¿Nos hemos detenido a analizar si aquellas caídas frecuentes, o esos codos demasiado “laxos” o esos pies “torcidos” pueden mejorar? ¿O piensan que es sólo herencia y no hay nada que hacer? ATENCIÓN!! siempre podemos mejorar y enseñarle al cuerpo técnicas para moverse de manera más eficiente.

Quizás los niños pequeños de 4 a 6 años no presentan dolores hoy, pero es solo una cuestión de tiempo. El cerebro aprenderá mejores técnicas posturales y de movimiento que al repetirlas irán siendo incorporadas como nuevos caminos “más eficientes”; entonces, los “cimientos” serán más sólidos. Poder ayudar a nuestros hijos a tener una mejor postura es un regalo maravilloso. Cuántos dolores se podrán evitar y además les permite tener conciencia corporal, que ayuda al auto-conocimiento y bueno, aquí podría seguir…; pero para no aburrirlos hasta aquí me quedo por hoy.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X