Embarazo y ejercicio

Aún existen ciertas dudas sobre el ejercicio durante el embarazo. Conoce qué beneficios tiene y cuando está contraindicado.

Guía de: Kinesiología

El embarazo es unos de los momentos más lindos en la vida de una mujer. Ocurren sensaciones y emociones difíciles de transmitir. Nuestro cuerpo cambia por dentro y por fuera para prepararnos para ser madres.

Embarazo ejercicio

Foto: El Mercurio

Los abdominales son uno de los ejercicios recomendados para las embarazadas.

Este proceso de cambios no es igual para todas. Todos los embarazos son diferentes por eso lo mejor es no compararse con el resto y vivir el tuyo sin ansiedades y aceptando lo que a cada una le toca. Por esto quizás hay consejos que pueden ser de gran utilidad mientras que otros no tanto.

Un consejo que sin lugar a dudas vale la pena es hacer actividad física. La lista de beneficios es larga. Aquí los más importantes:

-       Eleva el ánimo y disminuye la ansiedad.

-       Mejora el rendimiento cardiovascular.

-       Ayuda a mantener el peso lo que a su vez reduce otras complicaciones.

-       Mejora la postura.

-       Disminuye los dolores de espalda.

-       Estimula la circulación y el bienestar fetal.

Si bien son muchos los beneficios del ejercicio durante este proceso, es importante consultar con tu doctor qué actividad es la más adecuada para ti. Existen embarazos de alto riesgo que al tener características diferentes se manejan distinto. En general si tu embarazo es bueno y sin complicaciones no hay ninguna contraindicación para hacer actividad física.

Ahora bien si nunca has hecho nada y justo se te ocurrió salir del sedentarismo ahora, es aconsejable esperar a que pasa el primer trimestre. Tu cuerpo no está acostumbrado y es durante los 3 primeros meses donde la tasa de pérdida es más alta, por lo que es mejor esperar.

Ejercicios embarazo

Foto: El Mercurio

Los ejercicios en el agua también son útiles para el embarazo.

Si haces ejercicio desde siempre no hay ningún problema con mantener tu actividad. Un buen consejo es no hacer nada que no hayas hecho antes. Así sabes la diferencia que tiene el hacer la misma actividad, pero estando embarazada, puedes de esta forma manejar mejor los tiempos y las cargas del ejercicio.

Hay muchas mujeres que inician actividades nuevas como el yoga o el pilates. No quiero decir que no se puedan hacer, pero son estímulos corporales nuevos que sumados a  los cambios propios del embarazo puede resultar confuso.

Se recomienda realizar ejercicios cardiovasculares (caminata, bicicleta o elíptica) y ejercicios de fortalecimiento localizados. Tales como dorsales, pectorales, abdominales y de la zona del periné. Estos te ayudaran a llegar más preparada al parto y la lactancia. Lo ideal es realizar una pauta de ejercicios diseñada por un experto. Puede ser un profesor de educación física, kinesiólogo o matrona pero que conozca el tema.

Los ejercicios en el agua también son útiles, sobre todo en el último trimestre, cuando ya estamos más pesaditas y menos ágiles. En el medio acuático pesamos menos y tenemos mayor libertad de movimiento por lo que resulta muy agradable. En el gimnasio donde trabajo hay una clase llamada Aquamom que la dicta una matrona por si te interesa averiguar. En todo caso existen muchos lugares que tienen programa diseñados especialmente para embarazadas.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X