Embarazo y lumbago, ¿cuál es la relación?

La columna lumbar experimenta cambios durante el embarazo que pueden gatillar dolor. Conozca algunas técnicas y medidas que tomar para que este proceso no sea complejo para las mujeres que se diponen a ser madres.

Guía de: Kinesiología

Lumbago-embarazo

Foto: El Mercurio

El ejercicio es importante, pero al comienzo debe ser guiado por un especialista para evitar lesiones o afectar el embarazo.

Durante el largo y lindo proceso del embarazo ocurren cambios en muchos aspectos de la vida de una mujer. Hormonalmente hay una revolución y pasan muchas cosas en poco tiempo. Emocional y físicamente nuestro cuerpo se está preparando para dar vida.

Hay que comenzar diciendo que como seres humanos somos únicos e irrepetibles por lo tanto cada mujer vive y siente el embarazo de manera distinta. Hay cambios que te pueden afectar más a ti que a tu amiga y al revés quizás a tu amiga le afectan cosas que para ti no fueron nada.

Lo mismo pasa con el dolor de espalda, hay mujeres que en todos los embarazos lo tienen y otras que quizás nunca lo tendrán. ¿Cómo saber si te dolerá o no? difícil decirlo. En general una historia previa de dolor de espalda, malos hábitos posturales o una “guatita” grande pueden ser algunos factores predisponentes.

El dolor de espalda característico de las embarazadas se siente en la zona baja de nuestra columna, en la zona lumbar. En condiciones normales la columna lumbar tiene una curvatura llamada lordosis y debe existir. Lo que ocurre durante el embarazo es que esta curva se acentúa, fenómeno conocido como hiperlordosis lumbar.

Nuestra columna presta inserción a ligamentos y músculos, si la curva aumenta obviamente estas estructuras también se ven alteradas, ya no se encuentran en una posición acostumbrada y este cambio es lo que gatilla el dolor. A medida que avanzan los meses, más crece el abdomen y la curva se va acentuando.

Tratamiento del dolor

El dolor no es un tema fácil para nadie y menos para una embarazada, ya que no pueden tomar cualquier cosa. Kinésicamente también tenemos algunas limitaciones, no podemos aplicar máquinas, por lo que usamos compresas de calor húmedo, masaje y técnicas específicas de movilización.

Lumbago-embarazo

Foto: El Mercurio

Una alternativa para enfrentar los posibles dolores de espalda es practicar yoga.

El ejercicio físico es útil en la mayoría de los casos, pero inicialmente debe ser supervisado. Lo que se busca es fortalecer con cargas de bajo impacto la musculatura abdominal y del piso pélvico. Hay que tener cuidado con probar disciplinas nuevas durante el embarazo, el yoga por ejemplo, es distinto si lo has practicado desde siempre a si eres principiante.

El pilates y el yoga son disciplinas muy buenas para el tipo de fortalecimiento que se busca, pero hay que tener cuidado. A veces un estímulo nuevo puede incrementar el dolor lumbar, por esto es bueno asesorarse por un experto.

Una buena alternativa es la gimnasia en el agua. Opciones hay muchas sólo hay que buscar según tus preferencias y preocuparse que la clase sea supervisada por alguien que conozca el tema.

En la mayoría de los casos el dolor pasa después del parto, pero requiere tiempo. Las estructuras deben volver a su posición normal y esto no ocurre de un día para otro.

Si estas planeando quedar embarazada te aconsejo iniciar algún tipo de actividad física desde ahora, así tu musculatura estará más firme y tu cuerpo mejor preparado para lo que viene.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X