Inicio » Kinesiología » Equipo

Entrenamiento físico tras la rehabilitación

El kinesiólogo deportivo juega un rol fundamental para lograr una exitosa rehabilitación. Conoce aquí sus roles y la importancia del trabajo en equipo.

Cualquier lesión que ocurra en el deporte, inevitablemente nos llevará a un deterioro de nuestras capacidades físicas. La atrofia muscular (disminución de la cantidad de fibras musculares), la falta de fuerza, potencia, agilidad y coordinación, entre otras cosas, hacen pensar que una vez terminado el tratamiento kinésico, hace falta una fase de trabajo físico que es necesario hacer antes de volver al deporte.

El proceso de recuperación de una lesión, cualquiera sea su causa, debe pasar por varias etapas antes de llegar a la fase de carga física plena, es decir, los tejidos lesionados deben “entrenarse” para que durante el tiempo de tratamiento se optimicen sus cualidades, de forma que cuando vuelvan a trabajar al 100% lo hagan con seguridad y sin temor a lesionarse.

Pero, ¿cuándo estaré al 100%? Habitualmente, los pacientes hacen esta pregunta el primer día de tratamiento y para responderla hay que aclarar que las lesiones tienen más o menos las mismas fases, pero la duración de cada fase es diferente de acuerdo al tejido lesionado u operado. Un ligamento cruzado operado podrá estar de alta a los seis meses (como mínimo) y un desgarro muscular o un esguince leve en unas tres semanas.

Entendiendo que las decisiones de entrenamiento y carga física deben empezar durante los tratamientos kinésicos, en los primeros días de rehabilitación, es el kinesiólogo deportivo quien debe orientar, educar y aplicar las cargas físicas para que el tejido lesionado comience a prepararse para el tan esperado regreso. Pero, también es una realidad que los procesos de entrenamiento no logran terminarse en los centros de rehabilitación, puesto que la mayor parte de ellos carecen de estructuras y muchas veces del conocimiento para entrenar adecuadamente antes de dar el alta deportiva completa.

De esta forma, el deportista una vez acabadas las sesiones de rehabilitación es dado de alta y es enviado al gimnasio a entrenar. Allí lo toma un profesor, quien lo evalúa y determina qué necesita, sin saber con exactitud la magnitud de la lesión, las cargas a las que fue sometido y, menos aún, realiza una evaluación clínica para saber si las cargas que comenzarán a ser aplicadas le provocarán beneficio o daño al tejido que estaba lesionado.

Son muchos los factores a la hora de determinar qué cosas hacer en un gimnasio con una persona que viene luego de su kinesiología a entrenar. Entonces, ¿Qué es importante saber? Hacer ejercicio sin supervisión con una masa muscular atrofiada siempre será una situación de riesgo. Una vez mejorada la masa muscular esta debe ser flexible y fuerte, se debe trabajar para optimizar su condición.

Estos objetivos, habitualmente, se logran en los gimnasios, pero falta la “transferencia” de esas mejorías al deporte específico o a las acciones que se realizan en el deporte, porque es allí donde podemos evaluar con qué velocidad haremos las transferencias de lo ganado en el aspecto físico, por ello, se debe poner situaciones lo más parecidas al deporte y con exigencias físicas similares, con la finalidad de hacer entrenamientos específicos en tiempos y fuerza. Así y todo, pueden estar funcionalmente bien (se puede hacer deporte en condiciones similares previas a la lesión), pero tener efectos tardíos (el día después), por lo que hay que estar muy atentos a estas situaciones y no poner en riesgo un proceso de semanas y a veces meses, con un alto costo económico y emocional, que por un entusiasmo desmedido, una irresponsabilidad o la falta de conocimiento técnico, se provoque la misma u otra nueva lesión.

Entonces, ¿Qué hacer para asegurar una reintegración optima al deporte? Es necesario evaluar la condición física, y para ello lo aeróbico es muy importante, pero también la fuerza en algunos ejercicios (sentadilla, Press Banca entre otros) nos ayudará a saber cuánto peso levantar en cada ejercicio y para ello los profesores de educación física están muy bien capacitados.

También existen evaluaciones funcionales, test de saltos, tests de agilidad específicos para cada deporte y una larga lista de procedimientos para evaluar y controlar los progresos, condiciones de rendimiento y la situación de las lesiones antiguas o recientes.

Es importante saber que un Kinesiólogo del Deporte debe guiar al paciente hasta el umbral del proceso del entrenamiento físico y, a veces, traspasar ese umbral y trabajar en conjunto con el profesor, lo mismo de parte del profesor, quien debe traspasar el umbral del entrenamiento hacia la rehabilitación y conversar con el Kinesiólogo, sólo de esa forma se podrá hacer un trabajo en equipo efectivo que permita dar seguridad al paciente para que este logre el retorno deportivo en forma segura, completa y eficiente.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X