Kinesiología post cirugía: ¿Siempre es recomendable?

El avance tecnológico en torno a las cirugías es tan sorprendente que muchas veces resultan ser un mero trámite. El paciente es dado de alta al día siguiente y las complicaciones son cada vez menores. ¿Qué rol juega entonces la rehabilitación kinésica actualmente?

Guía de: Kinesiología

Me llama la atención como la población está más abierta a hablar de las cirugías y del tema médico en general. Es común conocer algunas generalidades técnicas e incluso se dan consejos sobre qué doctor opera mejor una rodilla o un hombro. Esto antes no pasaba, ni siquiera se sabía en qué consistiría la cirugía. El doctor operaba no más, si le gusto bien y si no, también.

Kinesiología

Foto: Carolina Bravo

Siempre es necesaria la kinesiología post cirugía.

Tener información siempre es bueno, el problema ahora es que el acceso es tan amplio que no siempre es de calidad. Nos metemos a google buscamos el tema que queremos y aparecen miles de páginas con información. Por esto no hay que confiar en todo lo que leemos, sobre todo en temas médicos y relacionados con nuestra salud.

El avance tecnológico en torno a las cirugías ha sido tal que como decía hay operaciones en que el paciente es dado de alta al día siguiente. En la operación de meniscos en la rodilla, por ejemplo es así, el paciente sale caminando. Esto antes era impensable, el paciente permanecía con la extremidad inmovilizada. Y para el kinesiólogo era más difícil rehabilitar esa rodilla.

Por suerte ahora la cosa ha cambiado. Sabemos que largos periodos de inmovilización son fatales y que debemos empezar a mover al paciente cuanto antes. Lo que sí es importante recalcar es que siempre es necesaria la kinesiología post cirugía. Aunque sea del dedo chico.

Aún me encuentro con ciertas inquietudes sobre este tema y por esto me interesa dar mi opinión. Hay quienes no le dan importancia a un dedo chico o a cirugías menores, pero una cirugía por actualizada que sea la técnica igual es una cirugía. Hay anestesia de por medio y hay manipulación de tejidos vivos con instrumentos que son extraños para el cuerpo.

De lo anterior ya podemos imaginar que siempre después de cualquier intervención hay inflamación con algún grado de dolor. La musculatura circundante, es decir que rodea a la zona operada, siempre se contrae. Son contracturas de protección que son inevitables. Estas muchas veces se conocen durante la kinesiología y es importante tratarlas para favorecer la recuperación.

Kinesiología

Foto: Carolina Bravo

Una buena “kine” pone a funcionar todo otra vez pero como debe ser y de forma progresiva.

Hay pequeños detalles que son fundamentales para una mecánica normal y eficiente. Si no haces kinesiología post cirugía éstos pueden pasar por alto y traer problemas más adelante. Me gusta poner como ejemplo la marcha. Caminar es algo muy normal para la mayoría. Es un acto reflejo que ni pensamos. Pero qué pasa cuando sin querer lo hacemos mal. Muchas cirugías de la extremidad inferior (tobillo, rodilla o cadera) interfieren con una marcha normal. Las personas no se dan cuenta, pero sin querer queriendo cargan menos la extremidad lesionada y van cambiando su marcha. Si esto no se trata vienen otros problemas. Lo ideal es reeducar la marcha desde el comienzo.

Me llegan muchos pacientes con patrones de marcha alterados y mientras más tiempo pasa es más difícil de cambiar. En ocasiones el tema es más psicológico, al paciente simplemente le da miedo apoyar todo el peso y no se da cuenta que lo hace. Los nuevos patrones van quedando como “los correctos” y quitarlos es un trabajo de chino.

La kinesiología post cirugía es una necesidad. Por simple que suene una operación hay que recordar que los músculos se tensan y todo el cuerpo está a la defensiva. Una buena “kine” pone a funcionar todo otra vez pero como debe ser y de forma progresiva sin cargar demasiado y respetando los tiempos de cicatrización de cada tejido.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X