Primavera sin lesiones: Cómo prevenirlas

El cambio de estación invita a realizar actividades al aire libre que pueden resultar diferentes a las acostumbradas durante el año. Este cambio en nuestra rutina puede predisponer a lesiones.

Guía de: Kinesiología

La primavera es una de las estaciones más esperadas del año. El clima es agradable y andamos más felices por la vida. Al parecer el sol y las flores tienen un efecto positivo en el ánimo.

Trote

Foto: Alejandro Carballal

Trotar es una de las actividades más populares durante la primavera.

Con esta atmósfera de fondo nos dan ganas de disfrutar al aire libre y favorecemos este tipo de actividades. Las terrazas y parques pasan a ser protagonistas y vemos a más gente haciendo deporte.

Las actividades deportivas preferidas en esta época son el trote y la bicicleta. Si bien los gimnasios se llenan porque queda poco para el verano, mucha gente aprovecha el buen tiempo para salir un poco del encierro y  la rutina invernal.

Lo anterior resulta muy positivo, psicológicamente hablando, pero iniciar actividades nuevas sin tomar algunas precauciones puede predisponer a lesiones. El cuerpo tiene que adaptarse frente a estímulos nuevos y esto no ocurre de un día para otro. La carga debe ser progresiva para que así nuestras articulaciones, músculos y tendones vayan “acostumbrándose”.

A veces pensamos que por el hecho de estar entrenados, el cuerpo será capaz de resistir cualquier tipo de ejercicio. Obviamente una persona entrenada va a responder mejor a estímulos nuevos, pero como éstos son distintos al ejercicio acostumbrado se necesita de una adaptación progresiva.

Tomemos como ejemplo a un nadador que cambia su rutina habitual y empieza a pedalear. Su condición aeróbica debiese ser buena y lo más probable es que pueda andar en bicicleta por un tiempo largo sin cansarse demasiado. Pero la natación y la bicicleta son deportes que utilizan músculos muy distintos, por lo que probablemente al día subsiguiente va a sentir esta diferencia y notará sus piernas más cansadas.

Por esto, es recomendable ir aumentando el tiempo y la intensidad de forma progresiva, aún cuando durante la actividad sientan que pueden más. El trabajo muscular se percibe al día siguiente o subsiguiente del ejercicio.

Hidratarse

Foto: EFE

Uno de los consejos importantes a la hora de hacer ejercicios es cuidar la hidratación.

Algunos tips:

-         La hidratación debe ser antes, durante y después del ejercicio.

-         Al comenzar elije terrenos planos y si vas a trotar, cuidado con las superficies duras como el pavimento.

-         Elige zapatillas de acuerdo al tipo de actividad, sobre todo en actividades con impacto (trote) que requieren de una adecuada amortiguación.

-         Realiza un calentamiento inicial para favorecer la temperatura corporal.

-         Cuando estés por finalizar baja la intensidad, no es bueno frenar de golpe.

-         Al terminar el ejercicio estira los grupos musculares utilizados. La elongación final es fundamental en la prevención de lesiones. Intenta no apurarte demasiado e idealmente debes repetir por lo menos una vez cada elongación.

-         No te olvides del descanso, sobre todo si estás comenzando a hacer ejercicios. Recuerda que el trabajo realizado se percibe más al día siguiente o subsiguiente.

-         Intenta comer sano e incorpora proteínas a tu alimentación.

Espero que estos consejos básicos te sirvan para disfrutar de la primavera. Intenta motivarte y verás los beneficios de las actividades al aire libre.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X