Inicio » Kinesiología » Equipo

¿Qué es la diástasis abdominal?

Eventualmente, puede suceder a cualquier edad, independiente de si somos hombres o mujeres; pero el embarazo es el principal factor de riesgo.

Los músculos rectos del abdomen constituyen, derecho e izquierdo, dos hileras que se unen entre sí a través de un tejido llamado conectivo a la línea media del cuerpo, en lo que llamamos comúnmente la línea alba. Este es el músculo abdominal más superficial y el que vemos cuando se marcan las “calugas”.

Tiene como función la flexión e inclinación de tronco, nos ayuda a mantenernos erguidos y al igual que los otros abdominales tiene una función en la espiración.

¿Qué es la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal se refiere a la separación de los rectos del abdomen por un daño en el tejido conectivo. Se considera diástasis una separación de más de 2,5 cms.

Eventualmente,  puede suceder a cualquier edad, independiente de si somos hombres o mujeres; pero el embarazo es el principal factor de riesgo, ya que el evidente aumento de tamaño del útero provoca una distensión de los abdominales con el fin de darle espacio para crecer al feto. Además los cambios hormonales propios de la gestación generan un debilitamiento en el tejido conectivo.

Si el embarazo es múltiple y/o tenemos un tono muscular deficiente el riesgo es mayor.

¿Por qué debiera preocuparnos?

La musculatura abdominal tiene diversas funciones. Al haber una alteración de este tipo, existe una falta de estabilización del tronco o del centro del cuerpo, lo que puede traducirse en problemas posturales y dolor de espalda. Además los abdominales no sólo tienen relación con la musculatura de la columna, si no también con la del piso pélvico, por lo tanto una separación de los rectos puede acarrear disfunciones tales como incontinencia urinaria e incluso prolapsos.

¿Cómo sé si tengo diástasis?

La evaluación es palpatoria y habitualmente la realiza el kinesiólogo, con el fin de confirmar el diagnóstico. También se puede complementar con ecografía.

Sin embargo, existe una manera en que puedas valorar la existencia de diastasis tu misma. Acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas y los pies bien apoyados. Pon un brazo detrás de tu cabeza y con la otra mano palpa con la yema de tus dedos los lados de los rectos a través de tu ombligo. Realiza un abdominal tradicional. Si sientes que hay una separación entre ellos de más de dos dedos, podríamos decir que hay una diástasis.

En cuanto al tratamiento, éste va a depender del grado de diástasis que presentes. Ponte en manos de un especialista que te evalúe y diseñe un plan de tratamiento para ti; en general éste consiste en fortalecer la musculatura abdominal profunda (transverso)  y seguir una serie de recomendaciones como por ejemplo evitar los abdominales tradicionales. La cirugía está reservada para casos los casos más severos.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X