Smartphones y dolor de cuello: Consejos para evitar una molestia creciente

Cuando escribimos o navegamos por internet con el celular, nuestra columna cervical pierde totalmente su alineación.

Guía de: Kinesiología

Hace un tiempo escribí un artículo que relaciona el uso de la tecnología con el aumento de lesiones corporales. Me centré en  las Tendinopatías asociadas al movimiento repetitivo del pulgar. Hace poco apareció en las redes sociales el primer caso de “whatsappitis”, como le llamaron al caso de una mujer  que tras escribir por muchas horas seguidas en este medio se le gatilló una Tendinopatía aguda.

Lamentablemente, las lesiones asociadas al uso excesivo de aparatos electrónicos  van en aumento. El acceso al “preciado” smartphone es cada vez más precoz. Adolescentes e incluso niños están consultando por dolores de muñeca, dedos y columna. Por esto, vuelvo a referirme al tema, pero ahora me centraré en el cuello.

hablar celular

Foto: Fernando Pastene

Cuando escribimos o navegamos por internet con el celular, nuestra columna cervical pierde totalmente su alineación. Uno creería que el cuello, al ser móvil, debería permitirnos escribir y “navegar” sin problemas. Pero justamente, al ser una estructura móvil, no puede estar tanto tiempo fijo en una misma posición. Y esto es lo que ocurre cuando no realizamos pausas adecuadas y/o  cambios posturales. La mayoría de las veces no hay pausa alguna y el cuello permanece “doblado” demasiado tiempo.

Me atrevería a decir que el uso prolongado del celular incluso es peor que el uso prolongado del computador. Esto último no lo he buscado en artículos serios de investigación, por lo que no puedo asegurarlo, pero como Kinesióloga observo mucho. Al usar el celular sobre-cargamos aun más nuestra columna cervical porque se suele ocupar a una distancia mayor, ponemos el aparato mucho más bajo que el ángulo ideal de visión, por lo que debemos doblar más el cuello. Además al ser más pequeño forzamos más la vista y lo doblamos aun más. Se genera entonces un círculo vicioso.

Con el tiempo la consecuencia directa es la pérdida de la lordosis fisiológica (curvatura normal de nuestro cuello).  A  veces hasta tal punto,  que empieza a aparecer una pequeña prominencia o “joroba”  al final del cuello, que si no se hace algo al respecto se hace cada vez más difícil de erradicar, pudiendo incluso  llegar a ser irreversible. Esta rectificación de nuestra columna cervical trae consigo Discopatías y otras patologías con dolor de cuello que se acompañan de desgano, cansancio, estrés y mal humor…alarmante o no? Debemos hacer algo!

El celular resulta un mal necesario, de nosotros depende el usarlo bien. Aquí  algunas ideas para comenzar:

  1. Hacer pausas, no estar demasiado rato escribiendo o navegando.
  2. Si lo anterior resulta demasiado difícil, por lo menos hay que cambiar de postura. Por ejemplo escribir acostado o de lado, de esta forma el cuello descansa al estar apoyado.
  3. Poner los mensajes nuevos del whatsapp sin sonido, así estamos un poco menos pendientes y podemos aumentar las pausas.
  4. Realizar ejercicios de cuello que incluyan estiramientos y movilidad. No hacerlos de manera brusca. Aquí un buen link de la ACHS:

Espero que aparezcan más artículos e información sobre este tema. Así podemos educar mejor a nuestros hijos y prevenir lesiones asociadas en nosotros y generaciones venideras…quizás incluso erradicarlas…soñar es gratis….Por algo se empieza…

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X