Tips para evitar malas posturas en la playa

La playa es el destino favorito en las vacaciones y muchas veces las interminables tardes al sol pueden gatillar alguna molestia. Aquí algunos tips para evitarlas.

Guía de: Kinesiología

En general se tiende a asociar el dolor corporal con la actividad física y no con el reposo. Pero permítanme decirles que el sedentarismo gatilla más problemas que la actividad física regular. El cuerpo humano está hecho para moverse y no para estar quieto.

Posturas Playa

Foto: El Mercurio

La columna sufre más por lo irregular y duro de las playas.

Por esto es tan común el dolor de espalda entre los “oficinistas”, por ejemplo. Con este término me refiero a la mayoría de los trabajadores del país que tienen un trabajo de oficina, es decir, sentados en un escritorio con pocas posibilidades de pararse.

Algo similar ocurre en la playa. Las posiciones que solemos usar no son las mejores. Además el terreno arenoso no ayuda. Al ser duro e irregular no resulta ni cómodo ni beneficioso para la columna.

Lo ideal es cambiar de posición por lo menos cada dos horas. Con tiempos prolongados en una misma postura las estructuras corporales se fatigan y aparecen las molestias. El dolor es el sistema de alarma que tiene el cuerpo para avisarnos de que algo ocurre.

Por esto la actitud playera debe ser activa. No hay nada más rico que “echarse de guatita al sol”, pero hay que pararse de vez en cuando. Meterse al agua, jugar paletas o caminar son buenas formas de cambiar tu postura.

Aquí van algunos tips para disfrutar más aún un día playero:

    Posturas playa

    Foto: El Mercurio

    Lo aconsejable es ir cambiando de posición, al menos, cada dos horas.

  1. Antes de instalar tu toalla acomoda el terreno a tu postura.
  2. Lleva una especie de almohada para tu cuello, idealmente no tan rígida, para que pueda amoldarse a los cambios de posición (la misma ropa puede ser útil).
  3. Si estar boca abajo te incomoda, puedes poner una toalla bajo la zona lumbar.
  4. Para estar boca arriba es útil llevar un respaldo. Camino a Maitencillo venden unos de madera muy prácticos. Son ideales para leer.
  5. Si definitivamente no puedes estar tendido directamente sobre la arena, puedes llevar una silla plegable.
  6. Si tienes niños y la entretención es hacer castillos de arena debes tener especial cuidado. No mantengas la columna “doblada”, es mejor agacharse doblando las rodillas o trabajar sentado. Hay que evitar doblar el tronco al estar de pie.

Espero que estos simples tips te simplifiquen un poco la vida. Así disfrutamos más el veranito que ya comenzó.

Más sobre Kinesiología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X