Inicio » La U »

¿Cuál fue el aporte mundialista de la U a la Roja el ‘62?

Tal como ocurre en la actualidad o pasó en Francia ‘98, el aporte de a U a plantilla del Mundial de Chile de 1962 fue fundamental.

Guía de: La U

Por estos días se conmemoran los cincuenta años de la cita mundialista que con unidad nacional de entonces, seriedad y altruismo deportivo logró poner a Chile ante los ojos del mundo, planeta que entonces no gozaba ni remotamente del nivel de comunicaciones que tenemos hoy día.

La organización y dirigencia chilena, encabezada por los sobresalientes Carlos Dittborn y Juan Pinto Durán, habían derrotado algunos años antes en el congreso de la FIFA de Lisboa 1956 a la pretensión y postulación argentina de organizar un mundial que solamente lograrían concretar en 1978.

U Mundial 1962

Foto: El Mercurio

Leonel Sánchez fue uno de los goleadores del Mundial.

La recordada frase acuñada entonces nace en la réplica a la propuesta trasandina que señalaba que ellos tenían todo para traer de regreso a la Copa del Mundo a Sudamérica, entonces llamada Jules Rimet, en honor a uno de los primeros presidentes de la FIFA.

Los argentinos tenían en sus barrios de la capital y algunas ciudades de provincia lo que ellos consideraban todo entonces: un fútbol espectacular y que llenaba los ojos y el corazón a los hinchas de sus clubes, con muchas canchas llenas cada fin de semana, con grandes ídolos que competían por la popularidad, con medios radiales y escritos que gozaban de la popularidad del fútbol.

Lo que no tenían allende Los Andes era la capacidad de organizar y garantizar que se llevara a buen término una Copa del Mundo, la séptima organizada por la FIFA. De este modo el ente rector del fútbol mundial, siempre cauteloso, concedió a Chile el honor y la responsabilidad de organizar un torneo de características globales apenas dos años después de sufrir uno de los terremotos más devastadores de la historia de la humanidad: el terremoto de Valdivia de 1960.

La selección chilena, encomendada a Fernando Riera en 1957, tuvo un largo proceso de planificación y ensayos antes del Mundial. En 1959 la U consiguió su segundo título en definición con Colo Colo bajo la dirección técnica de Luis “el zorro” Alamos, quién estuvo en la dirección técnica del chuncho en la génesis del inolvidable ballet azul, equipo que asoló las canchas chilenas por una década hasta 1969.

De todos los jugadores que participaron del proceso encomendado a Riera, al final de ese lustro llegaron como titulares a la cita con el fútbol del mundo cinco jugadores de la U en la oncena nacional en una época donde no existían los reemplazos de jugadores durante el partido: los defensas Luis Eyzaguirre, Carlos Contreras y Sergio Navarro y los delanteros Jaime Ramírez y Leonel Sánchez, quién además fue uno de los goleadores del torneo con cuatro tantos.

Completaron los ocho jugadores de la U en la nómina de 22: el arquero Manuel Astorga, el volante Braulio Musso y el goleador máximo de la U de todos los tiempos: Carlos Campos.

Además integraron la nómina pre-mundialista el defensa Humberto Donoso y el volante Alfonso Sepúlveda. El ya citado Luis Álamos fue el ayudante técnico y Gustavo Graef tuvo la misión de preparar físicamente al plantel.

Gloriosos nombres que desde esta esquina del fútbol no olvidamos y que continuaremos recordando mientras haya memoria y vida.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X