Inicio » La U »

¿Debe ir Sampaoli a la selección?

Después de la caída del Bichi las miradas del medio futbolero nacional se dirigen hacia Sampaoli, ¿debe asumir la tarea inconclusa de Borghi?.

Guía de: La U

Era previsible que la maquinaria que sostenía a Borghi cediera, frente a Serbia su estilo de dirigir le pasó absolutamente la cuenta: un equipo sin dirección, orden y convicción fue una presa fácilmente digerible para un modesto equipo centroeuropeo.

Con lo que mostró Chile ayer en Suiza cabe reflexionar ¿a que iría Chile hoy a un mundial?, la máxima fiesta del fútbol y nada menos que en la tierra de los pentacampeones, probablemente cosecharía tres derrotas y el anunciado triste regreso a casa con el escándalo habitual.

Sampaoli selección

Foto: Cristián Carvallo

El cacareado buen juego del Chile de Borghi no fue más que el vuelito que dejó la escuela que implantó Bielsa en nuestro país, poco a poco los jugadores –bajo la miopía del ahora exonerado técnico- desarrollaron un no sencillo proceso de desaprendizaje que nos deja sentados en la cuneta mirando como creció Colombia de la mano de uno que sabe –Pekerman-, comenzar a apreciar como Bolivia se hace fuerte en la altura con las convicciones resucitadas de Azcargorta y como Perú de la mano de Markarian y sus buenos jugadores tienen con que dar pelea: jugando por largos pasajes muy bien al fútbol.

Una nota refrescante dentro del oscuro panorama: el voluminoso padrón del agente de jugadores favorito y exclusivo del ex técnico nacional –Felicevic- ahora sufre el lógico proceso de ajuste a la baja en las cotizaciones de tan numerosos convocados, aún con miras a partir en vuelo cuervil este fin de temporada hacia nuevos contratos.

A Chile y su afición, el futbol market lo tiene enfermo y sin respuestas claras para este momento, salvo desafectar a un técnico después de su quinta derrota consecutiva y comenzar a otear lo que hay para reencantar algo que hoy es una ilusión: ir a Brasil 2014.

Jorge Sampaoli es la figura que todos desean hoy que tome el fierro caliente que es hacerse cargo de la mentada mejor generación de jugadores del fútbol chileno, para quienes no saben o valoran escasamente un tercer lugar en un mundial de verdad, ese de dieciséis selecciones adultas cuando jugaban monstruos como Pelé, Di Stéfano, Sívori, Garrincha, Puskas, Yashin, entre otros irrepetibles jugadores.

Afortunadamente la U tiene semiblindado al técnico casildense con una cláusula indemnizatoria que ronda el millón de dólares, la ANFP mirará con preocupación sus blandos presupuestos después de la gestión de Mayne-Nicholls. Bielsa cobró barato en Chile pero aun así era un técnico caro para las modestas finanzas internacionales de nuestra federación.

Salvo que Yuraszeck y Jadue acuerden efectivos medios compensatorios para la U, Sampaoli NO debería partir a una aventura con la roja a realizar un test con resultados inciertos. También es probable es que ni la U ni la Roja sean su próxima parada el 2013.

Jugar clasificatorias no es lo mismo que jugar torneos locales o incluso competencias internacionales de clubes, hay que hacer mucho con un criterio más pragmático que el ideal de fútbol ofensivo que tanto nos gusta pero que con cierta recurrencia nos brinda cachetazos como los que hemos recibido de O’Higgins y Unión Española en la competencia local o la humillación reciente aplicada por Sao Paulo.

En ese contexto y pese a que no conoce el torneo a jugar, Labruna más que Sampaoli es “sportivo ganar”, con bastante menos en la plantilla, la mano de un técnico sapiente y seguro en sus capacidades más algunas ayuditas de árbitros, jugadores rivales y la siempre necesaria dosis de suerte en la vida tiene al cacique como favorito para llegar a la final de este Clausura 2012, de la mano del pragmatismo y no de la del lirismo que tendría turno comprometido en otra parada decisiva y muy difícil en Quito ahora por Chile.

En una situación de crisis como la de la selección es mejor opción el hijo del ídolo riverplatense experto en levantar a los caídos que el enceguecimiento obsesivo o la tozudez que ocasionalmente nos brinda Sampaoli, quién nos ha dado muchísimas alegrías y a quién debemos incandescente gratitud por lo demás.

En “la Roja” hay muy poco margen para equivocarse esta vez pues los “errores” ya coparon al máximo su medida y tiene hoy a la selección con más de un pie fuera del próximo mundial.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X