Inicio » La U »

¿Pueden transmitir Yáñez y Solabarrieta a la U por Fox Sports?

Mal acostumbrados a la neutralidad de los locutores y comentaristas trasandinos para transmitir y comentar los partidos internacionales de la U, extraña que la cadena internacional recurra a figuras del medio nacional cuya objetividad hacia el chuncho es a lo menos cuestionable.

Guía de: La U

La aparición del relator y periodista Fernando Solabarrieta y del comentarista y ex futbolista Patricio Yáñez en el partido de la U frente a Godoy Cruz da para algunas lecturas respecto de la decisión de la cadena internacional de deportes Fox Sports de incluirlos en un partido de Copa Libertadores; cotejo frio si se mira desde el Rio de la Plata o Brasil pero bien calentito si se observa con un perfil nacional.

Universidad de Chile

Foto: Agencias

Universidad de Chile venció por 5-1 a Godoy Cruz.

Más que optimizar los costos de emisión o ahorrarse unos viáticos y horas de vuelo para sus protagonistas habituales como lo son los Relatores: Sebastián Vignolo, Mariano Closs, Juan José Buscalia o Juan Manuel Bambino Pons; y prescindir de los comentaristas estelares como Fernando Niembro, Enrique Macaya Márquez, Diego Chavo Fucks o el ex futbolista Diego Gambetita Latorre –quien con todo merecimiento se ha ganado su lugar en la cadena- la señal optó por dos muy repetidas figuras del medio radiotelevisivo local como lo son Solabarrieta y Yáñez, sumando al siempre documentado trabajo de cancha de Manuel de Tezanos, destacado periodista deportivo chileno que trabaja para la cadena en Buenos Aires.

Si la emisión de cabina desde Santa Laura no dejase trazas de los habituales signos de parcialidad y repetidas fórmulas para buscar la polémica fácil, burda y espuria que hemos escuchado hasta el agotamiento en los medios locales, no habría objeto de referirnos a este tema, pero como se advierte esta habitual tendencia, es casi una obligación referirnos a ambos, cuya militancia futbolística –roja y blanca- es bastante conocida.

En rigor, la dupla en cuestión –dentro del facilismo que brinda su popularidad- a lo menos confunde el rol de relatar y comentar con devenirse en fiscales y pedir sanciones en jugadas que advirtió o interpretó de modo diverso el árbitro del encuentro, el brasilero Wilson Seneme, quedándose enganchados –por ejemplo- en el contacto no intencional del balón con el brazo de Albert Acevedo, hablando de una jugada que “pudo cambiar un partido” que terminó con un apabullante y rotundo 3-0 de la U en el primer tiempo.

Para los cobros, acertados o erróneos, está el juez del partido: la labor de ellos pierde el foco y toma unos desvíos inimaginables. En sus comentarios escasearon los elogios para una extraordinaria segunda mitad azul de ese primer lapso, donde la U arrasó a los bodegueros mendocinos.

Promediando el primer tiempo Yáñez llegó al punto de preguntarse ¿dónde estaban Villar, Olmedo, Falcón y Ariel Rojas? cuando el FUTBOL y vendaval de la U arreciaban y era irresistible para un buen conjunto argentino. La camiseta pesa y el otrora ídolo albo -y de las adolescentes chilenas a comienzos de la década del ochenta- dijo algo favorable sobre el evidente y superior juego de la U solamente después de la tripleta de Junior Fernándes en pleno segundo tiempo y con el partido ya definido.

Sobre el final de la transmisión y con una amplia goleada azul ad portas Solabarrieta dejó de cantar con desgano los goles de la U para alargar con alguna alegría las vocales y cantar los golazos del 5-1, dándose impulso para subirse a un goleador carro azul que estrenaba internacionalmente a su última gema: Angelo Henríquez.

No pasan desapercibidos los desaires y contorsiones nacionales para celebrar y reconocer tardíamente el gran futbol de la U del segundo semestre del año pasado, después que los relatores y comentaristas de la misma cadena internacional con sus opiniones en directo les enmendaran la plana y alinearan el retrasado coro nacional de relatores y comentaristas.

En casa es mejor recibir la objetividad internacional desde allende los Andes, no es universal pero es creíble. La U no tiene delantero centro, también falta que juegue un líbero alto y experimentado, pero en mangas de camisa pone todas las ganas y el reaparecido fútbol disponible para seguir vigente y con chances en la Copa Libertadores de este año. La U está de regreso en la competencia.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X