Inicio » La U »

Alberto Quintano, la historia del mariscal que dejó la U

Si bien para las generaciones actuales su nombre -notablemente- no dice demasiado, el mariscal azul fue un zaguero central de excepción y exportación.

Guía de: La U

Durante esa década de oro que tuvo la U entre 1959 y 1969, apareció un jovencito enjuto y grandote que se sumó progresivamente al equipo azul, cuando la U era una escuela de fútbol y de vida en la que jamás nos imaginaríamos que todos los espectadores asistentes al estadio estaríamos pendientes de lo que hicieran, o no, unos inadaptados para poder ver un partido.

alberto-quintano-1

Eran otros tiempos y el fútbol de entonces, sin la televisión, colmaba las aposentadurías de los estadios de Chile para que el hincha de Santiago y las entonces provincias soñaran despiertos con sus equipos, extendiendo posteriormente la frontera futbolística desde el Maule en el valle central hasta el BioBio y la Araucanía. Antes de eso, en la temporada de 1965 debutó por la U don Alberto Quintano junto al “gringo” Nef, apenas un partido para mostrar su estampa alta y delgada con apenas 19 años, un proyecto de crack al que había que llevar progesivamente puliendo sus naturales ripios hasta su consolidación.

Ya en la temporada siguiente se hizo titular jugando treinta partidos y demostrando que a los grandes jugadores no hay que esperarlos demasiado, sino que se necesita trabajar bien con ellos. Así, en 1971 partió a México a jugar por el poderoso equipo de la cementera, el Cruz Azul que luchaba contra la hegemonía del América de Carlos Reinoso. Ambos jugadores hicieron mucho para que tantos futbolistas chilenos hicieran su patria y patrimonio en el norte de América.

Retorno a Chile

Idolo del Cruz Azul, volvió al país y a la U, que ya estaba seca de títulos en 1977, haciendo la dupla de centrales con Manuel Pellegrini hasta 1980, cuando el término de su contrato le hizo emigrar por segunda vez.  Mirando su carrera, debe estar entre los más grandes zagueros de la historia de la U y del fútbol chileno junto a Elías Figueroa.

Terminó sus días como jugador entre Universidad Católica y Magallanes. Después, su paso como técnico, en tiempos no muy afortunados los tuvo colaborando con la U en 1987 y 1991.

alberto-quintano-2

Un señor jugador en toda la palabra, colaborador de Azul Azul en tiempos recientes, cargo que ha dejado, con la sonrisa y la caballerosidad que lleva estampada en la vida. Puede que la concesionaria, con las dificultades que vive en la cancha y en su administración, hayan apurado la partida de un consejero que estará siempre dispuesto a ayudar al club con que se identificó en Chile.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X