Inicio » La U »

Alerta azul: La U ya muestra síntomas de agotamiento

Cayó el invicto de la U. Después de 36 partidos el orgulloso pero confiado equipo azul se inclinó frente a una sorprendente UC.

Guía de: La U

Finalmente la U le vio la cara a la derrota y ésta se presentó de forma sorpresiva como local, frente a la incondicional hinchada que repletó el codo sur del Nacional.

Inmediatamente concluida y ganada la Copa Sudamericana la U pudo mantener el ritmo ganador en San Carlos y medio pasaje a la final derrotando a la UCé frente a su acomodada y agresiva hinchada. El 2-1 logrado en la precordillera produjo algún tipo de relajo competitivo y palidez en el plantel azul. A la U se le vio complicada con el ritmo y juventud que mostraron los cruzados en Ñuñoa.

Lepe planteó su dispositivo para impedir el fluido juego de la U. Superados en las llegadas al pórtico, los cruzados tuvieron sus mejores momentos promediando el primer tiempo cuando la U no conseguía hilvanar tres pases seguidos pese a los arriesgados e interrumpidos toques de sus volantes.

La U

Foto: José Alvújar

Edu Vargas es uno de los que ha mostrado signos de agotamiento.

La salida reiterada por precaución de Matías Rodríguez le pavimentó las chances al vertical juego de Cereceda –de gran actuación-, Felipe Gutiérrez y Hartbottle. Un problema sin solución para la oncena azul que arrogante de triunfos pretendió ganar con la camiseta y quemando minutos el paso a la final.

Una enorme atajada de Herrera anticipó la apertura, Gutiérrez desmarcado por el callejón izquierdo puso un afortunado pase entre las piernas de Marcos González que cazó el vivaz Kevin, desmarcado de Díaz enfrentó el achique de Johnny para abrir la cuenta (42’).

El regreso del descanso no trajo el esperado orden y control futbolístico de la U, a los problemas con Católica sumo la sanción para el fastidio que muestra Eduardo Vargas en la mayoría de los partidos. Se ganó una amarilla por juego vehemente y pocos minutos después un exceso verbal le dio la oportunidad y fama a Polic de expulsar al equivocado Edu (53’).

Pese a la desventaja numérica y en el marcador la U fue a buscar el partido y no se refugió en la mínima ventaja del global 2-2 que aún clasificaba a la U, al dinamismo de un muy entretenido partido -tal vez uno de los mejores de la temporada- la U agregaba una permanente sensación de confianza y superioridad no ratificada en el encuentro y en el resultado parcial, llegando pero sin claro riesgo sobre la portería de Toselli.

El afán de la U tuvo recompensa al cazar un despeje en las inmediaciones del área Osvaldo González, Rocky empeinó con gran violencia y calidad ese balón despachándolo directamente al segundo palo cruzado, merecido empate parcial (59’), golazo y regalo para las tribunas azules que en ese momento aseguraban una cómoda clasificación para la final del apertura.

Sampaoli luchó desde la banca por controlar el partido: infructuosamente con Lorenzetti, usando al zurdo Gallegos de transportador para alejar el balón por la derecha y después con Magalhaes reemplazando a un discretísimo Canales. Pero el esfuerzo -y la suma de partidos- en el segundo tiempo comenzó a pasarle la cuenta de este 2011 a la U.

Fundido Aránguiz, cegado el lado izquierdo que se perdió permanente la proyección de Mena, la U mostró su agotamiento en la recta final del partido hasta que un error de Díaz –a quién hay que bancarle esta pequeña desgracia- transformó en regalo navideño el partido para Católica, celebrando Villanueva (91’).

No hay que engañarse: esta derrota es un gran toque de alerta para la U. En la intimidad y bronca del camarín azul se decidiría si concentrar en Nochebuena el sábado para jugar el lunes en Calama o tal vez dar una muestra más de gran profesionalismo e irse al hotel para enfocarse solamente en las duras finales que nos esperan.

Una semana muy difícil, pero con un gran premio que puede llegar a fin de año: la decimoquinta estrella. El reto para la U está lanzado.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X