Inicio » La U »

Chile 0 – Ecuador 3: Un gran partido de Johnny Herrera

El desastre de Chile en Nueva York pone de relieve el tema de la ausencia del astro de la U en el combinado nacional.

Guía de: La U

En Chile cuando las cosas no salen como esperamos fingimos que no nos interesan y hacemos lo más simple para evadirnos y evitar enfrentar la realidad: mirar para otro lado. El triple cachetazo que recibió el seleccionado que dirige Claudio Borghi e irregular rendimiento de Chile en sus presentaciones fuera del país es una llamada de alerta sobre el producto “selección chilena” mejor conocido como “la roja”.

Siguiendo esa línea de razonamiento la opinión deportiva chilena sorprendentemente aún nos lleva al pantano de creer que sólo se trata de una mala gira y un pésimo partido olvidando otras goleadas sufridas frente a Argentina y Uruguay no hace mucho tiempo en este ciclo.

Johnny Herrera

Foto: El Mercurio

Johnny Herrera merece que Borghi le de una oportunidad.

En este análisis habría que separar lo que pasa por la plantilla estelar chilena, que es generosa en buenos y desequilibrantes jugadores, con las decisiones que toma el técnico. Personalmente pienso que este proceso está más cerca de recitar nóminas y alineaciones titulares junto a un “vayan y jueguen!” que labores minuciosas de análisis y planificación futbolística apoyado en la tecnología disponible hoy. Más claro: trabajar como lo hacen Sampaoli, Beccacece y Desio en la U.

De esta manera está siempre presente la notable testarudez de Borghi en relación a convocar a Johnny Herrera, disparando agresivamente un “podría ser convocado si deja de hablar boludeces” estableciendo condicionamientos verbales previos a un extraordinario arquero que la afición deportiva de un país necesita y clama.

Un arquero descansando

En tiempos donde clubes y seleccionados han asumido que los arqueros requieren una preparación y atención especial no es serio tener solamente un arquero descansando en la reposera de la titularidad (Claudio Bravo) sin competir con nadie por defender el arco de Chile.

Ahora, después de los tres mazazos de Nueva York nos alertamos que Miguel Pinto no está a las alturas que la valla nacional requiere. A Pinto se le conoce y bien especialmente por su paso por la U: rápidamente vuelven a la memoria principal el lejano balón que pasó bajo su cuerpo frente a Chivas en semifinales de la Libertadores 2010 o el suave tiro libre de costado de Paredes que entró boteando por el centro del arco azul en el Monumental, ahora lo complicó el bote del tercer gol ecuatoriano.

Tal vez la causa de este abismo que existe entre Johnny y el autoritario técnico de la selección nacional esté en que Herrera no tiene aún el representante que se necesita, o su bajo perfil de transferencia por una alta cotización para un arquero cercano a la treintena, para acceder al olimpo de las convocatorias de la selección nacional, o que desde el lamentable accidente que protagonizó a altas horas de la madrugada esté ausente de las notas de farándulas que si tienen como protagonistas a otros astros futbolísticos nacionales.

Lo concreto es que el arco de Chile es de Bravo y de nadie más!, si se han convocado a las inseguras manos y torpes pies de Marín antes que mirar los partidos de la U y las enormes atajadas de Herrera. Perfectamente Borghi le podría entregar de forma oficial un título de dominio de los tres palos de la selección chilena a Claudio Bravo.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X