Inicio » La U »

¿Cómo jugaban Pellegrini y Salah los clásicos universitarios?

Vivimos tiempos muy distintos a aquellos en que Manuel y Arturo eran compañeros de equipo en la U, el acceso a la información y la forma de jugar también cambió.

Guía de: La U

Las nuevas generaciones deberían saber que el fútbol chileno no nació con la ANFP y el CDF. Sí comparten los viejos con los nuevos tiempos la defensa gremial de la Asociación Central de Fútbol de entonces, pero antaño no se transmitían los partidos para favorecer la asistencia de público a los estadios y se jugaba preferentemente en forma simultánea dependiendo de la disponibilidad de recintos.

La excepción era Santiago con sus tradicionales dos estadios donde la acción se concentraba en Santa Laura –con Unión siempre cobrando el arriendo- o en las reuniones dobles del Nacional. Por algunos románticos años se agregó el estadio de la Base Aérea del El Bosque donde el Deportivo Aviación jugaba de local y posteriormente con Magallanes jugando de local en la cancha del Estadio Vulco en San Bernardo.

salah pellegrini clásicos

Foto: Ferplei.cl

Si no se iba al estadio era obligatorio, para el hincha del fútbol, seguirlo por radio con la conexión en directo con las radios de las provincias o las entonces recientes regiones, quienes interrumpían la transmisión para informar los goles en directo.

También había facilidades para el acceso a los camarines de los reporteros radiales, quienes podían arrastrar sus cables hasta las duchas inclusive acosando con sus preguntas a los jugadores mientras se vestían, o bien, cansados después del partido.

Fútbol en vivo y en directo con muchas informaciones y opiniones futboleras, futbol más puro y menos “práctico” con transmisiones independientes y objetivas donde no había complicidades con el monopolio de las emisiones futbolísticas, con comentaristas y relatores que deben siempre intentar salir jugando y mantenerse con sus opiniones o comentarios sin meterse en problemas con los administradores, dueños o influyentes del Canal del Fútbol (CDF) cuyas preferencias futbolísticas son bastante conocidas.

Se competía por la mejor noticia o la primicia que golpeara después en la edición impresa y portadas de las noticias deportivas, anhelando que llegasen hasta el lunes en la noche a la edición final de la emblemática revista “Estadio” que acompañó e informó al hincha chileno por décadas.

Aún hoy en Italia la transmisión de la RAI considera el enlace en directo con los partidos que se juegan en simultáneo el día domingo, mientras que en Argentina el fútbol es considerado un bien de interés nacional, por lo que cada medio, (televisivo o radial) puede transmitir los partidos que desee pagando sus gastos de producción. En esta modalidad, por ejemplo, los partidos de Boca Juniors pueden ser transmitidos por cinco o seis canales de televisión en vivo, eligiendo el telespectador la emisión de su preferencia.

En Chile es distinto, pero no es mejor.

Pero volvamos a los felices y viejos tiempos. En la U compartían camarín, entrenamientos y partidos dos profesionales de las ciencias de la ingeniería: Arturo Salah y Manuel Pellegrini combinaron exitosamente su pasión por el fútbol con formales y exigentes estudios universitarios.

Manuel Pellegrini, un muy espigado, rubio y fuerte marcador central que solamente jugó por la U y excepcionalmente por la selección chilena, algo así como una especie de Federico Sacci o Silvio Marzolini chileno, pero con notorios ripios técnicos en contra del zaguero azul. Por abajo, cuando el ataque rival ofrecía poco no tenía mayores problemas, pero si había codicia y talento del rival la pasaba mal y quedaba desairado como stopper o primer marcador central; por arriba, era importante con su metro y ochenta y ocho centímetros de altura.

Arturo Salah, un delantero corajudo, potente, guapo y metedor, veloz y luchador con su único perfil derecho, uno que no renunciaba a ganar, golear y gustar en cada partido que jugó tanto emblemáticamente en la U, como también en Audax, Católica y Palestino, todo lo que logró como jugador lo hizo como delantero por ambas puntas o por el centro a pesar de sus problemas de perfil. Su sangre hervía en la cancha, así que probablemente habría sacado a Meneses de la camilla.

1976: Universidad Católica 3 Universidad de Chile 4

Un bonus truck con un resumen de un partido caliente en el puerto en la temporada siguiente, donde no se permitía arrugar o simular, los verdes potenciados con ex caciques ’73 como “chamaco” Valdés y Osorio. Tiempo de talento y personalidad para jugar, también había que ser valiente y viril. Esto también cambió y mucho hasta nuestros días.

1977: Santiago Wanderers 1 Universidad de Chile 2

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X