Inicio » La U »

Con una simple frase, Kudelka dejó muy en claro cuál es el futuro que podría tener la U

El nuevo y flamante técnico de la U es un hombre curtido, maduro y que ha recorrido los sinuosos caminos que conducen al éxito.

Guía de: La U

Frank Dario Kudelka es el decimosexto entrenador de la U bajo la administración concesionada de Azul Azul y el noveno después del exitoso paso de Jorge Sampaoli. Kudelka, ya desde su llegada, está aportando con conceptos que escapan a los tradicionales estilos que nos suelen regalar los entrenadores que inician un contrato muchas veces incierto en sus resultados.

La pasión azul no escapa a la realidad de pasos mayoritariamente frustrados de técnicos, tanto de quienes llegaron con pergaminos como de las soluciones domésticas o de parche para situaciones difíciles, ya sea por el condicionamiento de los resultados como por lo que muestra el equipo en cancha: donde los hombres elegidos para interpretar la propuesta del entrenador incluso pueden haber tenido muy dudosas participaciones.

frase-kudelka-la-u-1

Kudelka, antes que técnico, es un hombre que está ya en la madurez de su vida. Después, es un hombre que transmite conceptos con claridad y que penetran el alma de quien ponga oídos o bien desee escucharlos, en el mundo de hoy donde todos “oyen” y viven atentos a lo que pasa a las cosas les que interesan, pero donde muy pocos escuchan de verdad.

La frase con que ha puesto su primera marca en la U no es el típico eslogan futbolero y vendedor de ir al frente al ataque; y sería bueno prestarle atención más allá del crédito que goza cada nuevo técnico, pues está sustentada en intensas vivencias personales que apoyan convicciones profundas. Ellas, son la “chapa” que trae este nuevo entrenador. Un estilo futbolístico del que esperamos se impregnen quienes, con mayor orgullo, vistan y luzcan la divisa azul.

El futuro está en el arco de enfrente…”

Ese concepto puede ser un potente revulsivo para todo aquel que piense en el futuro y es aplicable, además, en todo ámbito: laboral, de estudios, afectivo.

Con solo ocho palabras, Kudelka obliga, a quienes hace sentido la frase, a pensar en el arco de enfrente que todos tenemos, de una forma u otra.

Sin duda que las frases bonitas no actúan por arte de magia en ningún aspecto de la vida, pero tienen efectos en las almas con deseos de luchar para quienes el presente obliga a rebelarse.

La cornisa de Kudelka está en quienes no tengan oídos ni interés para frases que despierten el león que duerme en el inconsciente, pues en la U hay muchos jugadores -y esto pasa por la cancha con ellos- que ya no padecen las penurias de su niñez, tienen el patrimonio hecho o ya el fuego sagrado no los acompaña, en una existencia plena de comodidades y derroche.

Seguramente con su frase de arribo habrán quienes por detrás, y no de frente, en una actitud nacional que debería estar estampada junto a la cédula de identidad, dirán que “son puras leseras” o lo tildarán de “profundo” al técnico entrante.

Esa frase te lleva a revisar el interior para mentalizarte en llegar a ese “arco de enfrente”.

Desde acá suplicamos, apoyando este aire fresco que asoma ahora por la avenida El Parrón: que cuando lleguemos al arco de enfrente no dilapidemos las oportunidades, son siempre escasas y no repetibles.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X