Inicio » La U »

Cristián Traverso, otrora ídolo azul, está atrapado y sin rumbo en el Medio Oriente

El enorme y muy exitoso ex zaguero azul vive, otra vez, momentos muy difíciles en lo personal muy lejos de su patria y sus afectos.

Guía de: La U

Fuentes radiales trasandinas, durante la jornada de hoy, informaron acerca de la delicada situación por la que atraviesa el ex campeón azul (1995) en el lejano emirato de Dubai. Aquel paradisíaco lugar, ícono actual del glamour, la riqueza y el súper lujo, es la sede de la pesadilla de la que Traverso no logra escapar en estos días de fin del año 2015. Detrás de la cordillera se comenta con decoro y midiendo las palabras que el ahora representante no puede salir de aquel país por tener el pasaporte retenido por deudas fiscales y que vive y duerme como puede.

Un enorme cachetazo para quien fue otrora un entrañable amigo de nombres tan importantes en el país trasandino como el presidente Macri en sus tiempos de Boca y de Diego Armando Maradona por su origen común con los bichos colorados de La Paternal, Argentinos Juniors. Que distinto y muy duro  el presente actual de Traverso con sus épocas de jugador, cuando estuvo en la U entre 1995 y 1997, bajo las órdenes de Miguel Angel Russo y compartiendo la camaradería rioplatense con figuras -con las que soñamos hoy en la U- como Leo Rodriguez, “cuqui” Silvani y Sergio Bernabé Vargas.

cristian-traverso-1

A partir de ese inolvidable título para el hincha azul de 1995 partió a Boca Juniors para recibirse de supercampeón en el club de la ribera, anote: Apertura 1998, Clausura 1999 y Apertura 2000 en el ámbito local trasandino, a los que hay que sumar dos Copas Libertadores (2000 y 2001), una Copa Intercontinental! (2000) y una Copa Sudamericana (2004), casi nada, un experto en cobrar premios suculentos.

Pero la vida ya le había amagado una tragedia cuando negoció y pagó por rescatar del secuestro de su padre Luis en septiembre de 2003, quien gerenciaba la empresa de transportes de su propiedad, entonces la historia tuvo un final feliz al pagar por la vida de su padre mientras jugaba en México, por quien inicialmente se pidió la suma de quinientos mil dólares.

Otro aviso de que las cosas podrían complicarse lo tuvo cuando se le nombró en la investigación del fisco trasandino por los jugadores fantasmas que fueron inscritos, como se recordará, en Unión San Felipe y Rangers de Talca hace algunos años.

Esta vez el duro brazo de la vida y los códigos musulmanes están escribiendo, con él como protagonista, el guión de un drama humano de estos tiempos. Tal vez del otro lado del mundo llegue una mano que lo rescate.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X