Inicio » La U »

¿Cuánto le puede costar a Pepe Rojas el autodoping de la U?

Dejando atrás las consecuencias deportivas con la selección, subyacen las amenazas y riesgos para el zaguero y referente azul.

Guía de: La U

Quedó algo claro que el tema del riesgo de doping de Pepe Rojas es responsabilidad de del cuerpo médico de la U. Así, el efecto terapéutico de la intervención farmacológica en el jugador debe gozar de mayor éxito que el procedimiento informado a su par de la selección chilena.

Rojas quedó excluido del triunfo contra Venezuela y del viaje a jugar con los campeones del mundo a Suiza, perdiendo una gran oportunidad de mostrarse en el mercado europeo, el que se encuentra aún abierto para la temporada 2013-2014, pero más lejano en opciones para los extracomunitarios.

También quedó fuera del reparto económico que significan ambos partidos. Una cifra -adicional a sus ingresos por el contrato que mantiene con la U- nada despreciable y que se cuantifica en varios millones de pesos.

Pepe Rojas autodoping

Foto: LUN

Con Pepe sin disfrutar de un importante aguinaldo dieciochero ahora se le vienen encima otros efectos deportivos, también ya de una cierta fama en relación a su condición de salud que lo acompaña de sus tiempos de cadetes, explotada en su frustrado traspaso a Botafogo y que ahora suma este nuevo y duro trance.

Excluido ante riesgo

Para este fin de semana el técnico Figueroa, el cuerpo médico y la dirigencia de la U han acordado excluir nuevamente a Rojas del partido oficial frente a Everton en Quillota, por el riesgo que sea sorteado para el control de doping post partido a realizarse en las modernísimas instalaciones y dependencias del Lucio Fariña, la joya de Quillota y chiche de la provincia.

El motivo es que aún pueden estar presentes trazas de cidoten rapilento en su cuerpo y arrojar positivo si es sorteado. Cuya sanción local puede llegar hasta los dos años de suspensión.

Pese a este ya abultado expediente, la U si lo considera para el partido con Lanús durante las fiestas patrias en la zona metropolitana de Buenos Aires por la Copa Sudamericana, torneo que también tiene su propia versión del control antidoping, orquestado por la Confederación Sudamericana de fútbol (CONMEBOL).

Para este caso valga recordar la interminable novela vivida por Roberto Cereceda y su involuntario o dudoso doping en Bolivia, que le significó un semestre de inactividad a nivel profesional para competencias locales e internacionales y costosas gestiones de apelación ante los tribunales deportivos sudamericanos, casi infructuosas hasta obtener el alta deportiva para el jugador.

Este nuevo capítulo de Pepe, a quien imaginamos bien asesorado por su representante, lo expone a una situación mayor a la ya sufrida estas última semana. El que arriesga es él, invocado por su club, la U o Azul Azul, que a estas alturas aparecen como sinónimos.

Todos quisiéramos ver a Pepembauer imponer su oficio, estilo y presencia como zaguero contra el tanque Silva en el sur de Buenos Aires, un duelo como para no perdérselo, pero el oráculo de Rojas tal vez aconseje dejar pasar un importante partido internacional y no regalar nada en un muy buen momento de su carrera, más aún cuando el técnico de la selección chilena lo tiene entre sus favoritos y, de clasificar “la roja”, Pepe tendría enormes chances de llegar al Mundial de Brasil 2014, el sueño de todo jugador de fútbol.

¿Cuánto vale lo que arriesga Pepe Rojas por la inducción errónea de un fármaco regulado por las autoridades mundiales del antidopaje?

Estas fiestas patrias seguiremos con atención lo que ocurra con el zaguero azul en la capital trasandina, ojalá que finalmente Rojas supere esta valla y podamos continuar celebrando de las fiestas nacionales, y mejor si lo hacemos bien acompañados además de un triunfo de la U frente al granate, para que esta torpe historia quede atrás y lejana, pero no olvidada.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X