Inicio » La U »

¿Cuánto pesará el arbitraje en el súper clásico? Registro muy desfavorable para la U opaca cualquier optimismo

El chuncho visita el Monumental con la presión de decidir tempranamente a su favor un campeonato. El arbitraje tiene malos antecedentes.

Guía de: La U

Habló fuerte Johnny Herrera al regreso desde la convocatoria de la selección chilena, dijo abiertamente que si no pasa nada raro la U gana y deja muy aburrido el campeonato. Algo que mucha gente no desea.

Un torneo prácticamente decidido a seis fechas del final es muy malo para el producto del que vivirá siempre el fútbol chileno: la competencia local, como quiera que se llame el torneo chileno, pues el ingreso financiero que genera el CDF es de una seguridad mayor en el largo plazo que el negocio actual y pasado de la selección chilena, basta recordar los fracasadísimos procesos clasificatorios para Corea-Japón 2002 y Alemania 2006.

arbitro-clasico

Es por eso que hay que advertir respecto de quién irá con el silbato, las tarjetas y sus tres colaboradores a impartir justicia futbolística en Pedreros. Recordemos que la ANFP tiene un staff de máxima confianza, cuya dependencia laboral los condiciona frente al ente rector del fútbol chileno y empleador.

Sería muy malo que lo hiciera Osses, quién lleva mucho tiempo condicionado por las historias inventadas por quienes no admiraban, sino que padecían viendo al mejor equipo de Chile el 2011 y 2012 ganarlo todo!. Un árbitro que no puede equivocarse a favor de la U y tampoco hacerlo en contra de Colo Colo.

Gamboa tiene un pedigree familiar que es bastante conocido y otorga pocas garantías de imparcialidad, siendo habituales sus ampulosos y muy poco académicos gestos hacia los jugadores azules.

Que arbitren Tobar o Bascuñán tal vez sea para mejores y menos complicadas ocasiones.

Sólo nos queda Jorge Osorio.

Un artista de la omisión de faltas fuertes que pone el escenario perfecto para que la rudeza y mala intención se imponga sobre el buen fútbol, sus distantes silbatazos desde una imaginaria pasarela que va de área a área los matiza con una atenta y alba sonrisa acompañado de reiterados toques en hombros, brazos, rostros y manos de jugadores. Es cosa de mirar bien el partido.

No sería la primera ni la última vez que le birlan un clásico a la U, en este tipo de ocasiones puede pasar cualquier cosa en la cancha: goles en posición de adelanto en el último minuto, guardalíneas que se tropiezan con su banderín impidiéndose anular goles albos viciados o “palomitas con la mano” como las del “chino” Hisis en un escándalo de los ochenta que terminan en penal y triunfo albo en el Nacional. Tiempo después el muy discreto e innombrable árbitro de aquel partido reconoció al jugador que recogió el balón luego del hand –Lucho Rodríguez- que no podía dejar de cobrar a favor del equipo del que era hincha.

Hay que poner atención en la virulencia con la que pegó buena parte de la plantilla de San Marcos de Arica en el anterior partido de la U durante el primer tiempo, más sospechoso es que esas aleves y muy fuertes faltas -donde Canales fue el principal receptor de ellas- no sólo fueron borradas de los resúmenes, antes no amonestadas e ignoradas por el discretísimo Andaur, como tampoco fueran comentadas por el monopolio televisivo. O sea: las imaginamos!

El partido del domingo no decide el campeonato, define si habrá o no emoción en la segunda mitad del torneo. No es bueno para el espectáculo semanal que la U se despegue aún más en la punta.

Pese a estos argumentos, comparto el juicio de Johnny Herrera: jugando al fútbol la U gana.

Ojalá que Lasarte y el equipo azul no caigan en el tinglado que se prepara para este domingo.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X