Inicio » La U »

¿Debe o puede irse Pepe Rojas de la U?

La eventual partida del capitán azul abre otro paréntesis de incertidumbre en el rendimiento de la zaga de la U.

Guía de: La U

Tal vez no sea el mejor momento para que Pepe Rojas mandate con urgencia a su representante –entendemos que se trataría de Mauricio Valenzuela, quién habría redactado la famosa declaración del “bautizazo” y mano derecha del grupo de ex seleccionados- a buscar otra vez mejores opciones económicas para el último lustro de su carrera.

En el actual trabajo de Pepe, la U acaba de debutar en el Clausura 2012 frente a Deportes La Serena recibiendo dos inquietantes goles, uno de ellos por el centro de la zaga en el estreno competitivo de Morante con dudas y sumando inseguridades en la defensa de la U a pesar del gol marcado, por lo que Sampaoli debe buscar variantes obligatoriamente, más aún si Igor Lichnovsky se ausentará de la plantilla con la selección sub-20 por viaje a Europa y sin fecha para el retorno competitivo de Albert Acevedo.

Pepe Rojas

Foto: David Alarcón

Pepe Rojas, capitán y símbolo de la U, escuchará la oferta azul antes de tomar una decisión.

Se recuerda además que Rojas –además de un paso triste por Avellaneda- tuvo otra muy fallida incursión por Brasil cuando intentó ir de reemplazante de Bruno Cortes, jugador vendido por Botafogo a Sao Paulo en más de tres veces la modesta y frustrada operación de Rojas, por tratarse de un jugador de nulas posibilidades reales de reemplazar a Cortes por la banda izquierda –quien juega con la veloz proyección de los mejores tiempos de Roberto Carlos- la contratación de Pepe fue desechada con la excusa de una supuesta fragilidad cardiovascular. Hubo que echarle la culpa a Rio.

Ahora se insiste que podría ir nada menos que a Corinthians!, el nuevo campeón de la Copa Libertadores en una parada de ensueño y extremadamente audaz para el futuro de Rojas, o también se señala que podría intentar cobrar en la Argentina hoy.

Pepe cuenta con toda la simpatía y tolerancia a favor en la U producto de su positiva evolución futbolística al convencerse en definitiva de jugar como defensa, primero; y marcador por izquierda, después, abandonando sus erráticas galopadas por esa banda que dejaban un generoso pasillo para los ataques rivales a sus espaldas.

Pero el dinero llama y fuerte, los años de carrera que restan con buen rendimiento físico y sin lesiones severas se comienzan a mirar con desconfianza y la meta es partir, marchar lejos de la U y de todos los afectos para integrarse a la cofradía de ex jugadores azules que siguen al chuncho por internet y en soledad desde lejanos parajes.

Pese a que la dirigencia de Azul Azul aplica ingeniería en las finanzas para ofrecer mejoramientos significativos como en el reciente caso de Johnny Herrera, el futuro personal y familiar para el jugador están antes que la pasión por la U, una brutal realidad.

Si se va Rojas a asegurar un contrato –que ojalá sea cobrable- tendrá reemplazante en la U a quién se le exigirá que juegue más que lo que entrega el zurdo hoy. No bastará con estar aplicado en la marca, buscar siempre anticipar, especialmente de cabeza para despejar, jugar con viveza de barrio y cruzarse entre el balón y el delantero. Será necesario para su reemplazante imponerse como marcador frente a cualquier tipo de delantero y especialmente ganar en velocidad una materia que Pepe dejó muy pendiente a nivel internacional.

Igualmente, y como ya ocurrió una vez, Pepe Rojas tiene las puertas de la U abiertas, las de su hogar.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X