Inicio » La U »

¿Dejarán pasar los árbitros chilenos los “excesos” de Jara en la U?

La llegada a la U del seleccionado de Bielsa, Borghi y Sampaoli trae esta reflexión sobre su efectivo estilo de marcar, el que pondrá en jaque al arbitraje chileno.

Guía de: La U

Desde esta esquina nos hemos ocupado en varias oportunidades del arbitraje chileno, especialmente en los clásicos, muchas veces decididos por alguna acción u omisión de los muy criticados ahora multicolores hombres encargados de los cobros en los partidos de fútbol.

La cuarteta y próximamente quina arbitral, pues pronto llegará el asistente del árbitro asistente o cuarto árbitro, es un equipo aparte en el fútbol nacional e internacional. En lo interno se deben a sí mismos como ente colectivo, mitigando la aparente soledad de sus cobros y yerros, así se les ve saludarse con efusividad e incluso juntar las manos en señal de que el sacar correctamente un partido es tarea de todos ellos.

jara-u

También tienen históricamente sus mañas que bien podríamos llamar “malas prácticas”: como el arreglar partidos para participar de los pronósticos deportivos, ser reconocidos hinchas del equipo popular, trabajar en cargos de confianza en la empresa del presidente del fútbol chileno o las más recientes sesiones de poker que canjeaba la caja pendiente con asignación de viáticos en partidos. También en otros tiempos algunos jugadores, como Leonel Herrera y “lito” Rodríguez, gozaban de un reglamento aparte o fuero para golpear a mansalva sin recibir sanciones tan ejemplarizadoras como oportunas del árbitro de turno.

Es en este contexto que entramos al tema de cómo recibirá el arbitraje chileno a Gonzalo Jara, más aún en la U, que debe sufrir periódicamente el rigor de los mediocres y condicionados arbitrajes chilenos.

Lo que se espera es que haya un celo especial con las “especialidades” de Jara, como agarrar y soltar muy seguido, entrar muy duro, marcar con el codo arriba y muchas otras destrezas defensivas, desde un arbitraje muchas veces digno de ligas amateurs donde se cobra hasta el menor roce, en un juego que es precisamente de roce y que tiene muy mal acostumbrados a los futbolistas chilenos, a tal punto que los torneos internacionales pareciera que se jugara otro deporte.

Ningún referee chileno querrá aparecer en imágenes amparando las picardías de Jara con sus rivales e incluso habrá una especial atención a sus inquietos dedos, pues las limitadas cámaras y tomas a las que nos tiene acostumbrados el monopolio televisivo del fútbol criollo seguramente lo seguirán con el interés comercial que va asociado a las imágenes para seguir captando la sintonía de una audiencia que no se aburre de sus propias carencias, bien disimuladas por un reducido grupo de jugadores que participan de elite del fútbol mundial.

Esperamos que como atractivo semanal, para el siempre alicaído fútbol criollo, Jarita goce de alguna tolerancia y advertencias del referato nacional que le permitan participar con normalidad y pueda justificar su altísimo contrato para el medio.

También Jara deberá ser prudente en sus excesos para que este paso por la U sea feliz y logre lo que se espera de él, que afirme bien la defensa azul.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X