Inicio » La U »

El desahogo azul después de la tormenta: ¿Ya no existe respeto por nuestros colores?

La U estuvo arriba en la cuenta y no pudo hacer mucho para sostener la victoria, ahora convive nuevamente con la derrota ante el cacique.

Guía de: La U

No era un mal partido de la U frente a los ordenados colocolinos. El chuncho estaba metiendo una importante dosis de pundonor en toda la cancha para ir al frente contra el peligroso rival. Así, solamente con eso y la fortuna acompañando el roce en Vilches.

Después, con las cenizas del incendio a la vista, nos preguntamos ¿por qué perdimos otra vez? O ya la resignación del hincha azul es parte de esta fiesta que tiene siempre, salvo muy honrosas excepciones, un solo ganador.

desahogo azul

Foto: Cristian Soto

Indolentemente el hincha de la U se resigna rápido a la derrota amparado en la inexistente referencia para exigir los necesarios cambios.

¿Cómo se le reclama a una sociedad anónima deportiva que nos tiene antepenúltimos en el fútbol chileno? ¿gritando desde el portón cerrado del CDA? ¿o esperamos hacerlo en la junta ordinaria –anual- de accionistas?

Lo de Corujo en el minuto final del partido del sábado es una torpeza equivalente a la de Mayer Candelo en otro clásico perdido por errores que no se pueden permitir en un partido así, más aun estando Gamboa II interpretando las jugadas en contra de la U. Cuesta un millón de dólares seguir preguntándose en los partidos: ¿dónde está Corujo? cuando se reciben los ataques por su banda.

La U jugó abierta atrás, con Guzmán Pereira yendo a apretar solo arriba y perdiendo siempre con Valdés, además de volver atrasado a la boca del área a acompañar en esa minibatalla a un irreconocible, lento y errático Espinoza. El cacique se dio un festín con la zona de contención de la U.

Seba Martínez saltó desde la banca donde lo tiene recluido Lasarte para además de marcar bien en el medio e ir arriba, solo!, en contra de su perfil por la izquierda aprovechando espacios cedidos por el rival. El uruguayo y Espinoza, antes de tomar sus enseres y marcharse, debiesen luchar por el puesto restante en lo que nos queda de esta vergonzante competencia esta temporada.

Si Canales no está para jugar un clásico: ¿para que se lo incluye desde el comienzo?, ¿estaba para ganar una! pelota dividida?, jugó todo el partido lejos del área! No se entiende el retraso por incluir a Benegas, en los escasos minutos que tuvo produjo más peligro que Canales en todo el partido.

Trascendió que la presencia de Magalhaes por la izquierda fue producto de un problema de Cuevas en la antesala del partido: ¿Se puede pensar en jugar un clásico con el Cimby como lateral? Magalhaes coronó la fiesta alba hacia el final perdiendo balones en la salida, el último de ellos terminó en la mano de volley de Corujo!

En el gol del empate, ¿de quién era la marca de Paredes? o  jugamos en línea como en los malos clásicos de Pellegrini y Mosquera? Centrales en línea, sin laterales-laterales y contenciones exportados a perseguir sin éxito el inicio de la jugada del rival. La U atrás jugó absolutamente abierta, era cosa de tiempo nada más.

La U debe cambiar, renovarse, alejar a los temporeros de turno –esto dicho con el mayor respeto por los trabajadores agrícolas, a quienes no les regalan el dinero- y estructurar BIEN un nuevo plantel, con una mejor y más responsable dirección técnica.

También se puede ir por los pasillos del Nacional a alzar la voz y reclamar a los árbitros y comisionados de la ANFP por los arbitrajes recibidos, cierto es que hubo errores referiles para ambos lados, pero el penal de Fierro pudo cambiar decididamente la historia. Extraño a los dirigentes de otras décadas, había algo de respeto por nuestros colores.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X