Inicio » La U »

El fracaso 2012 del recambio de la U

Un nuevo y triste empate sin goles de la U como local frente a Unión La Calera nos lleva a la reflexión sobre el fracasado recambio de la U de este año

Guía de: La U

Pese a que la U jugó con un equipo alternativo con Calera y que tanto Herrera como los zagueros Magalhaes, Acevedo y Lichnovsky aprobaron con el cero en propia valla, el rendimiento de la U dejó mucho que desear en el mediodía sabatino.

No bastó con la decisión de Sampaoli de darle minutos a Marino y Matías Rodríguez –dos que jugaron parte del encuentro en la derrota frente a Santos- para superar un adversario de inferior nivel técnico, pero que emparejó el partido con ganas y mucho tesón, especialmente en el mediocampo. El cementero disputó con ganas cada balón, no le regaló nada a la U y las escasas opciones azules contaron con un Giovini atajador que esta vez no cometió errores.

El rendimiento de los restantes jugadores fue simplemente olvidable, pareciera que buscaran la puerta de salida para una temporada sin mayores oportunidades de jugar con alguna continuidad, sin honrar las que se les han ofrecido y demostrando que su escalón con los titulares es cada vez más ancho.

Fracaso recambio U

Foto: José Alvújar

Videla es uno de los refuerzos que no ha estado a la altura de lo que se esperaba de él.

Una frase recurrente en los medios es lo complicado que resulta “renovarse en el éxito”, el resultado del recambio 2012 de la U es sumamente dudoso e impidió hacer un mejor papel en las copas Suruga Bank y Recopa Sudamericana.

Los jugadores que han intentado reemplazar a Gustavo Canales, Marco González, Eduardo Vargas, Marcelo Díaz y Junior Fernandes han estado lejos de poder eclipsar un rendimiento que se extraña bastante en el equipo azul.

Muy buen negocio de venta para la dirigencia de Azul Azul, también para los representantes y los propios beneficiados, pero el gran perdedor es el hincha de la U junto a los propios accionistas, la ganancia de hoy difícilmente se repetirá a futuro producto de los errores en los recambios que llegaron y que no pueden denominarse refuerzos.

En otros tiempos y circunstancias, directivos de otras latitudes y fronteras analizaban antes de vender cuál era el recambio disponible, tanto el proveniente de la banca, las divisiones inferiores o el que se contrataría junto con hacer la resta del costo del jugador que llegaba y obviamente la forma y garantías de pago del comprador.

Solamente si los aspectos analizados arrojaban seguridades evitando el despotenciamiento del club, se aprobaba la venta del jugador. En la U es diferente, es un club prominentemente vendedor donde pocas espaldas deciden por el bienestar de la institución.

El tiempo pasa rápido, el 2011 ya es lejano y lo único que se puede poner junto al título del Apertura 2012 es la posibilidad de jugar en un acotado estadio propio desde fines del año 2014, como para no caer en una crítica directa a la gestión directiva y las aprobaciones del técnico Sampaoli a los jugadores reemplazantes de las estrellas que el hincha perdió.

A la U le falta bastante en materia de jugadores para aspirar a llegar más arriba en el ámbito internacional, los cachetazos de Boca Juniors y de Santos hablan de una ilusión de éxito internacional frustrada por la gran venta de jugadores.

Al debe y como reflejo del fracaso azul, junto al caso Pérez García del 2011, están las situaciones de Videla, un jugador torpe y demasiado lento, ya no trotón, sino que derechamente caminador en la cancha para el esquema dinámico que entendemos aún pretende Sampaoli; Morante, un millonario caso que pone en duda la agudeza de la evaluación médica de las contrataciones azules; Pedro Morales, peleado con el arco y sin adaptarse al otrora veloz juego de la U. Por ahora siguen con crédito limitado: Civelli, Ubilla, el luchador Gutiérrez, Cereceda y el lesionado Ponce.

La Copa Sudamericana será un buen termómetro para el ahora frágil plantel de la U, definitivamente inferior a la del 2011.

(Nota: Me permito una licencia muy personal: Este artículo está dedicado a la memoria de mi muy querido primo Fernando Antonio Retamal Valenzuela (49) quién nos dejó vacíos y dolientes esta semana. Dedicó su vida al deporte y también a querer a la U siguiéndola cada semana desde su casa que mira el valle del Elqui y con quién compartí vivencias de niñez, adolescencia y adultez, ahora recuerdos que acompañan una profunda pena y dolor).

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X