Inicio » La U »

El presente de la U: Una ecuación muy compleja sin solución a la vista

La U es un foco noticioso permanente, pero lamentablemente y cada vez con más frecuencia es noticia fuera de la cancha.

Guía de: La U

 

hoyos1

El técnico Hoyos se muestra conforme con los casi inexistentes avances.

Cada semana un quilombo nuevo en la U y poca tranquilidad para trabajar. Pese a las imágenes de distensión y suave futbolito en el CDA no hay armonía ni un equipo que reme como conjunto. No obstante, tras descansar de la presión después de ganarle a Temuco, la U no pudo seguir avanzando y cayó sin apelación en Las Higueras por errores propios. La U sólo le ganó al equipo que tempranamente tuvo que cambiar de técnico esta temporada.

Sin haber enfrentado aún a los rivales clásicos y con ya un quinto de estos rápidos torneos en el cuerpo la U con dos derrotas, muy poco gol y una larga lista de errores no forzados, el chuncho mira ¡otra vez! la tabla desde abajo y modera rápidamente sus pretensiones para otro año que también asoma como perdido en lo deportivo e institucional.

En ese contexto llama la atención que el técnico Hoyos prácticamente se muestre conforme con los casi inexistentes avances que muestra la U bajo su dirección y relativiza, o más bien se opone, a las críticas a sus dirigidos cuando cometen errores groseros o infantiles que cuestan puntos claves y que impiden siquiera pensar en luchar por destacar los torneos.

El derrotero ya parece sabido de memoria para el hincha, más partidos olvidables y un refresh de mayor actitud de los jugadores profesionales en las previas de los clásicos que se pierden por más errores de juego de un equipo cada vez más envejecido, predecible, sin atrevimiento y confundido. Un equipo que está increíblemente cómodo afirmado en un discurso cada vez más desgastado que dice ya a estas alturas “algún día se tienen que dar los resultados”.

¿La dirigencia azul tiene posibilidades de revertir esta situación?

Por lo visto desde la llegada de Carlos Heller la U sólo ha conseguido licuar su posición futbolística manejando su deficitario presupuesto financiado con sucesivas emisiones accionarias, uno de los clubes de mayor gasto del medio, sin evidenciar avances en lo que muestra el equipo en la cancha, fracasando con cada técnico que llega al CDA donde el único acierto corresponde al paso de Martín Lasarte, y de forma estrepitosa con los técnicos que le siguieron.

Bajo la actual directiva, si lo mejor que se puede hacer es traer técnicos del nivel de Hoyos, junto con ir saliendo de erráticas contrataciones previas, no se ve el punto de inflexión para que la U vuelva a volar alto al menos en el fútbol chileno.

Hoy la U es un equipo frágil que no sostiene campañas, que no tiene recambio desde sus propias fuerzas básicas y es un bocadillo para la prensa especializada, donde cada situación extrafutbolística es explotada por los medios, pues el equipo no despega y tiene poco que  ofrecer en la cancha.

Antes que la actual dirigencia haga un impensado mea culpa y renueve sus capacidades probablemente se intente instalar una figura “estilo Salah” para el consumo mediático, donde un presidente ejecutivo con credibilidad  intente el milagro y ponga la cara por el mismo grupo que hoy gobierna en La Cisterna. Esto, salvo que aparezca el poder comprador con la capacidad de volcar a favor esta difícil ecuación.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X