Inicio » La U »

El sorprendente 8-1 que frustró a quienes trataron de ningunear: Beccacece arma su sello

El inolvidable regreso de Sebastián Beccacece al Nacional llegó de la mano de muy buen fútbol y muchos goles. No deja de ser un muy buen augurio.

Guía de: La U

¿Quién puede criticar a Beccacece esta mañana de lunes después de requetegolear por 8-1 a un rival que en la previa asomaba como de riesgo después de la goleada celeste a la Calera de Riffo?

Creo que nadie podría hacerlo… pero hay pelos en la sopa -y no son los de Sebastián precisamente-. A los patéticos medios y periodistas de corazón blanquinegro o cruzado se les nota demasiado la falta de entusiasmo para destacar como corresponde que la U le hizo ocho goles, y seis! en solamente un tiempo, a un buen equipo de la siempre alicaída primera división chilena. Para qué hacer nombres si solamente basta poner buen oído al forzado o lento énfasis en anunciar en los noticiarios una goleada tan enorme como contundente.

Beccacece sello

Foto: José Alvújar

Porque un 8-1 habla por sí solo de que en la cancha hubo solamente un equipo y ese fue la U, pero no! se prefiere destacar que hubo una pierna adelantada de Ubilla o una mano –absolutamente casual y de espaldas al arco- o que la defensa de O’Higgins reclamó esto y lo otro también. Si eso era la lo único que podían hacer, reclamar, mientras en el segundo tiempo veían pasar a los aviones azules por el lado.

Tampoco hay que creer que la U va a llegar a las finales de la Libertadores con este resultado, pero es un muy buen apronte para poner la ficha azul apostando a ser protagonista del campeonato nuevamente y un muy merecido premio para la esforzada parcialidad que tolera viajar al estadio con la familia o los amigos a las cuatro de la tarde un domingo de enero.

Si parecía que en la U había que trabajar más y mejor, y que lo del período de Martín Lasarte era bastante más parecido a una siesta pagada que ser el gerente de una fábrica de buen fútbol en el trabajo semanal.

Pues los jugadores en su gran mayoría son los mismos. Pato Rubio, Ubilla y Lorenzetti no nacieron de nuevo, pero están jugando reencantados, como también lo hizo Gonzalo Espinoza, quién estuvo muy cerca de partir de la U en la llegada de Beccacece.

Las novedades de ayer, además de los minutos de Nicolás Ramírez y Yerko Leiva, fueron Jara en la defensa y el regreso en gloria y majestad de Gustavo Canales, con los goles y la jerarquía que se espera de él cuando está en buena forma. Ayer tuvo la posibilidad de entrar con el partido muy avanzado, pero que aún no era goleada y contribuyó en consolidar una actuación maciza de la U.

El equipo se prendió y está en romance nuevamente con la hinchada, hay que volver a la cancha lo antes posible para seguir afinando ese doble cruce con el River Plate uruguayo para meternos en propiedad en la Copa Libertadores.

Eso sí, el fervor competitivo en la cancha y buen fútbol hay que mantenerlo, Sebastián! Y ésa es tu tarea!

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X