Inicio » La U »

Empate que duele y huele a despedida

En el tercer minuto de descuento los albos empataron con un gol ilícito. Hacia el final del clásico, Pelusso optó por defenderse sin el balón esperando quemar minutos con la secuencia de cambios hasta que un error referil impidió el triunfo azul.

Guía de: La U

El chuncho buscaba liquidar al aspirante al título trayendo de vuelta la emoción y el protagonismo en el final del campeonato y estuvo a un par de minutos de lograrlo. En un partido de trámite intenso logró dar vuelta el marcador en la lluviosa tarde de Ñuñoa, pero los temores que vinieron desde el banco influyeron en el desenlace que deja con escasas opciones al equipo azul.

Clásico

Foto: El Mercurio

González celebra el gol que le daba la ventaja parcial al chuncho sobre el equipo de Cagna.

El comienzo del clásico no pudo ser menos alentador: la señal de un foul causado por el exceso de temperamento provoca un tiro libre de peligro, Paredes anticipa el proyecto de chanfle del colombiano Torres y derrota nuevamente a Pinto con un fuerte zurdazo al palo del arquero (6’). El golero entregó partes de sus chances al intuir el tiro por sobre la barrera invertida y quedar algo lejos de su primer poste.

El chuncho se repuso del gol en contra del comienzo para empatar gracias a un tiro libre bien servido desde la derecha por el empeine de Marino que en el punto penal el anticipo del Indio González transforma en gol (14’). 1-1 y todo como al comienzo, en un partido friccionado e interrumpido por el corte en el rostro de Pinto al chocar con el mismo González. La U se acercaba con algún peligro, pero no podía contener los circuitos de los volantes rivales.

Al comenzar el segundo nuevamente los azules se acercaban con peligro al arco de Prieto, Scotti fuera de su zona persigue a Bueno y lo faulea. Nuevamente el buen servicio de Marino –quien hizo su mejor presentación como cuarto volante y no como enganche- cae en el área chica del cacique y esta vez es Matías Rodríguez quien anticipa al golero y convierte el 2-1 (59’).

Sin restar la importancia de los goles y el trámite anterior, el fervor que desbordaba Pelusso y su banca –amonestada por el árbitro Pozo en el primer tiempo con tarjeta amarilla para Puch, lo que disminuyó sus chances de ingresar- no supo o impidió leer bien el partido abierto que a partir de ese momento planteó el rival. El rival, quebrado y sin contención, terminaría improvisando una línea de tres con Millar como marcador. El despliegue ofensivo albo comenzó a amontonar hombres en el medio confiando en cerrar el partido.

La cancha pesada por la lluvia y el trámite del encuentro -con la U jugando de contra- le daba al técnico la opción de incluir a un hombre de las características de Puch, cuyos enganches y panorama podrían aprovechar los enormes espacios que dejaba el rival en la zona media. Como suele ocurrir en las decisiones de los técnicos, que normalmente pagan con su cargo los errores con efectos en los resultados finales, el uruguayo optó por mantener el equipo atrás y luchar el balón en el mediocampo.

Clasico

Foto: El Mercurio

El clásico, como suele suceder, fue disputado intensamente, tal como lo demuestra esta imagen de Bueno luchando el balón con Toro.

El técnico charrúa comenzó a utilizar -a casi media hora del final- su secuencia de cambios, exitosa en otras ocasiones: ingresó Nelson Pinto por el ahora rehabilitado Marino, luego el tibio Centurión por un errático Eduardo Vargas, quien equivocó su conducción en varias ocasiones, cambio que decidió finalmente la tarjeta amarilla de Pozo a Puch del primer tiempo.

Mientras aumentaba la frecuencia de llegadas de los albos, desplegando todo su potencial ofensivo disponible, Contreras reemplazó a un agotado Seymour. La justificada expulsión de Scotti por foul de último hombre a Bueno no fue aprovechada desde el banco azul.

Las ansias nublan la razón y el músculo gobierna el cuerpo. Contreras levanta sus rodillas al ir a cabecear al bulto provocando el cobro, que Torres frontalmente colocó para el anticipo de Cámpora viniendo desde posición de adelanto (92’). 2-2 y la frustración por el error irreparable del guardalíneas, que nos deja solamente con la opción de luchar en la liguilla por acceder al consuelo internacional.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X