Inicio » La U »

¿Está siendo ninguneado Pepe Rojas con su salida de la U o es lo que corresponde?

El capitán y símbolo azul de los tiempos pre y post Sampaoli en la U tiene dificultades para renovar su vínculo con el chuncho. ¿Podrá seguir en la U?

Guía de: La U

José “Pepe” Rojas, el talagantino que tuvo comienzos como delantero en inferiores, fue retrocediendo en las posiciones de campo hasta afincarse sin éxito como lateral izquierdo y comenzar a rendir recién con el esquema de presión y marca para recuperar el balón de Sampaoli, esto recién el 2011. “Pepe” despertó futbolísticamente cerca de los 28 años, un despertar tardío al éxito deportivo y económico.

Antes, era un jugador más, sin brillo ni la velocidad requerida para la banda izquierda, destacando por su ingenuidad para jugar por donde se colaban los ataques rivales que llegaban fácilmente a las redes azules. Pasó prácticamente sin jugar por el rojo de Avellaneda el año 2006.

pepe-rojas-ninguneo

Con Sampaoli su estrella protectora apareció y comenzó a brillar al jugar como marcador central zurdo, el gran mérito que tiene, un perfil de marca mejor que poner a un diestro marcando por la izquierda a contra perfil.

Allí trepó en sus remuneraciones, que entonces no se acercaban a tres millones mensuales y comenzó un muy afortunado romance con la hinchada al presenciar cómo esta “cenicienta” futbolística se convertía en una princesa que incluso era reclamada desde Brasil.

Los cariocas de Botafogo no se tragaron el sapo y lo hicieron revisar bien por sus médicos, encontrando trazas de una afección cardíaca que sorprendentemente no le ha impedido jugar por la U y la selección estos años!, pero sí dificultaron una transferencia con la que el buenazo de Pepe soñaba para asegurar su futuro.

Antes de ello sus emolumentos ya habían trepado a los cinco millones de pesos chilenos por mes, superando el umbral de la pobreza de los futbolistas chilenos que actúan en equipos importantes.

Como fracasó el paso por Rio, la presión del representante, la hinchada y su calidad de “ídolo” o “símbolo” azul hizo que se le alineara en el rango medio-alto del plantel, todo para que el jugador esté conforme y rinda en la cancha. Algo que algunos vemos pocas veces, hablando de ese rendimiento distinto que se espera de él.

Por obra y gracia de los desaciertos de la pasada administración de Azul Azul, de muy silenciosa salida, su contrato ya figuró entre los de mayor costo para la U, siendo superado solamente por lo que ganan Gustavo Canales y Johnny Herrera en la U, dos jugadores importantísimos –entonces- para los azules.

Se estima que a Pepe Rojas se le compensa con más de $20 millones cada mes, lo cual obviamente dificulta la renovación de un contrato por un jugador que se encamina hacia los 33 años. El no prorrogar su contrato no es precisamente maltratarlo, habiendo sido ya muy premiado por su vida como futbolista, superando largamente en ingresos a tantos delanteros o zagueros mejores que él y que no tuvieron la suerte de cruzarse con el destino de la U estos últimos cinco años.

Sus gananciales incrementales, con el efecto Sampaoli, fácilmente superan el millón de dólares a esta fecha, y tal vez, si le sacamos la punta la lápiz se acerquen a USD 1,5 millones, todo esto en cinco años, 2011 a 2015.

Pepe no es un jugador demasiado rápido, no hace goles, no podríamos esperar que él diese vuelta un clásico o un partido que se va perdiendo. Pero gana muy bien. ¿De que maltrato estamos hablando?

Me viene a la memoria el caso de Leonel Sánchez, quién no tuvo partido de despedida con los colores de la U después de cerca de quince años de carrera como estrella y goleador, comparable al nivel en la U que tuvo Marcelo Salas. Pero, es que don Leo en 1970 se fue a jugar con Chamaco y sus amigotes al cacique y celebrar ese campeonato.

No vaya a ser cosa que también se nos ocurra ponerle al sueño interminable del estadio de la U: José “Pepe” Rojas!

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X