Inicio » La U »

Fernando Riera y sus anécdotas con la U

El recordado entrenador nacional, poco amigo de los medios, entregaba el protagonismo a sus jugadores y en su medio siglo de trayectoria futbolera hay anécdotas poco conocidas, algunas de ellas teñidas de azul.

Guía de: La U

Desde sus inicios como jugador, a fines de la década del treinta, Fernando Riera destacó por su excelente pie para golpear el balón de pelota parada, alcanzando fama al marcar varios goles olímpicos –una nueva forma de marcar goles en esos tiempos- lanzando ajustados disparos desde el córner.

Pese a ser un importante argumento ofensivo y generar mucha expectativa en la afición por sus servicios de esquina, el propio Riera dejó de ejecutar los servicios desde el córner al advertir que la hinchada solamente se preocupaba de ese aspecto del juego.

Fernando Riera

Foto: El Mercurio

Riera da una charla al plantel azul de 1980, durante su primera etapa dirigiendo al Chuncho.

Estuvo cuatro años y medio al mando de la selección chilena, período durante el cual en varias oportunidades sufrió fuertes críticas y padeció fuertes turbulencias al excluir a jugadores estelares. Luego de alcanzar el tercer lugar del mundo en 1962, ante un Estadio Nacional repleto con cerca de sesenta y siete mil personas, no deseaba participar de las celebraciones, pero el fervor del público venció su recato, dio la vuelta olímpica con los jugadores e incluso fue paseado en andas.

Una vez alcanzado el mayor lauro que posee el fútbol chileno, y con su prestigio como técnico en franco ascenso entrenando al súper Benfica bicampeón de la hoy Champions League, al año siguiente recibió una notable distinción: fue designado por la FIFA como entrenador del equipo “Resto del Mundo” que enfrentaría a Inglaterra en el partido amistoso conmemorativo del centenario de la Federación Inglesa fundada en 1863.

En esa ocasión, convocó a grandes jugadores que participaron en el Mundial de Chile como a los brasileros Pelé y Djalma Santos, el español Gento, los nacionalizados hispanos Di Stéfano y Puskás, los alemanes Seeler y Schnellinger, el ruso Yashin, los checoslovacos Pluskal, Popluhar y Masopust; además a algunas figuras ausentes del mundial como la estrella del Benfica, el portugués Eusebio, el goleador del mundial de Suecia 1958, el francés Fontaine y al escocés Law entre otros.

Una formación estelar a la que convocó a ¡solamente un jugador chileno!: sorpresivamente llamó al lateral derecho de la U, Luis Eyzaguirre, a quien hasta el día de hoy, a raíz de ese partido, se le conoce como “Fifo”.

Un par de anécdotas desconocidas retratan parcialmente la personalidad de este hombre de difícil y cuestionado carácter, educado, severo y acampado, que con frecuencia inspiraba algo más que respeto entre el plantel.

Riera-Pellegrini

Foto: El Mercurio

Manuel Pellegrini fue uno de los pupilos de Riera en la U, naciendo entre ellos una gran amistad.

La primera de ellas recuerda el primer y largo ciclo en la U. Volvía a los entrenamientos un ochentero Manuel Pellegrini luego de una lesión que lo mantuvo fuera del equipo por algún tiempo, siendo reemplazado como marcador central por Luis Alberto Mosquera. En esa práctica se acercó al técnico de forma entusiasta el rubio zaguero manifestando su interés por volver al primer equipo, a lo que don Fernando lo mandó rápidamente a entrenar sin aceptar el diálogo y dijo en voz alta algo parecido a: “ni a Eusebio le aguanté y le voy a aguantar a este…”, recordando su época de entrenador del glorioso Benfica, campeón portugués y de Europa, comandado por la Pantera de Mozambique.

La segunda anécdota, permite recordar  su segundo ciclo en la U, más breve y en tiempos no tan buenos para el equipo, cuando Riera instauró su costumbre de ver los partidos -”tranquilo y reposado después de su almuerzo dominical“- sentado en la tribuna, desde donde bajaba ocasionalmente a dar instrucciones al cuerpo técnico.

En un partido que ya se había complicado, le preguntó a su ayudante técnico, el negro Ulises Ramos, sobre qué alternativas tenía para hacer cambios. Él que contestó recitando la nómina de los jugadores de la banca, “¿y quién más está?” preguntó nuevamente Riera, ¡Leonel Sánchez!, le respondió Ramos, por el gran ídolo azul, retirado hace ya quince años y entonces integrante del cuerpo técnico, a lo que don Fernando contestó con gran ironía: … “¿y por qué no lo ponís a él mejor?”!

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X